Cumulonimbus: El Rey de las Nubes

No me canso de decirlo: me gustan las nubes. Ya  les he hablado sobre cómo se forman y clasifican, sobre las nubes lenticulares, las nubes morning glory y las nubes noctilucentes. Todas tienen sus peculiaridades que las hacen impresionantes, pero hay una nube en particular que  hasta ahora solo he mencionado discretamente, sin darle el honor que de verdad merece. Me refiero al rey de las nubes: El poderoso cumulonimbus.

El rey de las nubes

Huracanes, tornados, tormentas eléctricas, lluvias torrenciales y tormentas de granizo son algunos de los climas en los que podemos una cumulonimbus. Se caracterizan por ser las nubes con los desarrollos verticales más notables, alcanzando alturas de hasta 20 kilómetros, es decir ¡más de 2 montes Everest! Se estima que las cumulonimbus pueden contener tanta energía como 10 bombas de Hiroshima. ¿Ven por qué son el rey de los cielos?

Lo que da vida a una cumulonimbus y la razón por la que  alcanza esos tamaños monstruosos, son las fuertes corrientes de aire ascendente que hay en su interior. Estas corrientes se producen gracias a toda el agua que está condensando, pues pasar del estado gaseoso (poco ordenado) al estado líquido (más ordenado) requiere liberación de calor. Los físicos llamamos a ese calor “calor latente”. Cada gotita aporta una cantidad de calor muy pequeña, sin embargo al sumar la contribución de todas las gotas, se obtiene suficiente calor como para crear corrientes que viajan entre los 40 y 120 km/h. Bien dicen que la unión hace la fuerza. (Por esa razón los aviones evitan entrar a toda costa en nubes cumulonimbus)

Sabiendo esto, podemos entender fácilmente las tres condiciones que favorecen el crecimiento y desarrollo de una cumulonimbus:

1 Primero, se necesita que el aire contenga mucha humedad; cuanta más mejor. De esta forma hay más condensación, más calor liberado y por tanto corrientes ascendentes más fuertes.

2 No queremos que nada detenga esas corrientes verticales que son el corazón de la nube, sin embargo en las partes más altas se empieza a formar hielo y granizo deseoso de caer a tierra. Es por eso que en segundo lugar es bueno que en los alrededores haya viento horizontal que incline la nube. Así, el hielo y granizo puede caer en un lado de la nube, sin afectar las corrientes ascendentes.

De hecho muchas veces estos vientos horizontales hacen que al “morir” una cumulonimbus, nazca otra justo detrás de ella, lista para tomar el poder. Para poderlas diferenciar, los meteorólogos se suelen referir a las cumulonimbus de tormenta como “células”. Una tormenta breve de una sola cumulonimbus se le llama “unicelular”. En regiones tropicales son comunes las tormentas “multicelulares” y en ocasiones pueden ocurrir tormentas tan grandes y feroces, que se les llama “supercelulares”. Estas últimas se pueden distinguir por una rotación a gran escala.

Supercélula en Montana

3 Finalmente en tercer lugar, la temperatura de los alrededores debe caer rápidamente con la altura (a esta condición se le llama “inestabilidad atmosférica”). De esta forma, el aire de las corrientes ascendentes será siempre un poco más caliente que el aire de los alrededores y por tanto seguirá subiendo, sin que nada la detenga. A menos que…

Lo único que puede detener a una cumulonimbus bajo estas condiciones es la tropopausa, que es la región de la atmósfera donde se encuentra el ozono. Como seguramente saben, el ozono nos protege absorbiendo de los rayos ultravioleta provenientes del Sol. Es gracias a esta absorción que la temperatura deja de caer con la altura y por tanto el aire de la cumulonimbus deja de subir.

La tropopausa funciona como una especie de pared, que le da a la cumulonimbus una parte superior que se asemeja al yunque de un herrero capaz de alcanzar extensiones de cientos de kilómetros. A esa parte se le llama “incus” que significa yunque en latín. Debido a las alturas a las que está, no les sorprenderá saber que este yunque está formado principalmente por pequeños cristales de hielo. Muchos consideran que una cumulonimbus solo puede llamarse así cuando ya tiene un yunque formado. Desde luego, para observar bien el yunque es necesario estar alejados de la nube, más o menos a unos 80 kilómetros.

Cumulonimbus desde el cielo

¡Cuántas cosas se pueden decir de una nube!  y apenas estamos comenzando. Como buen rey, una cumulonimbus siempre viene acompañada con su corte de nubes. En realidad más que nubes independientes, son nubes accesorio. Son muchas, así solo les mencionaré las más impresionantes.

Comencemos con las arcus que son las nubes que suelen viajar al frente de la cumulonimbus, alimentadas por el aire frio que cae por los lados del rey.

Arcus

Cuando las corrientes ascendentes son muy fuertes, pueden empujar el aire del ambiente y enfriarlo lo suficiente para condensar otra nube. Esto forma las nubes pileus, que le dan un pequeño velo a la cumulonimbus. Debido a las fuertes corrientes ascendentes, una nube cubierta por una pileus seguramente se transformará en poco tiempo en una poderosa nube de tormenta.

Pileus

También tenemos las nubes tuba que indican que la cumulonimbus ha decidido crear un tornado

Tuba

Finalmente las mammatus, que indican una gran inestabilidad en la base del yunque. Tienen forma de mamas (por eso el nombre) y se las suele asociar con tormentas violentas. Debido a la gran altura a la que están se ven pequeñas, pero cada una de estas protuberancias tiene diámetros de entre 1 y 3 kilómetros. Cabe aclarar que las nubes mammatus no solo se forman en el yunque de las cumulonimbus, también es posible observarlas en otras nubes altas como las altocumulus, altostratus o cirrus.

Mammatus

Mammatus entre rayos crepusculares

Creo por ahora con esto basta para honrar al rey de las nubes. Sin embargo todavía hay muchas cosas de las que no hemos hablado ¿Qué más ocurre dentro de la nube? ¿Cómo se crean los rayos? ¿Cómo se forma el granizo y el hielo? ¿Qué pasaría si alguien cayera en paracaídas dentro de una cumulonimbus? Todas esas cosas y más… próximamente…

Para hacer esta entrada me basé principalmente en el libro de Gavin Pretor-Pinney “Guía del observador de nubes”. Es un libro muy divertido e interesante, que les recomiendo ampliamente leer. Es un libro que cualquier admirador de las nubes debe leer.

Otras entradas de nubes:

 ¿Cómo se forman y clasifican las nubes?

Nubes Lenticulares 

Nubes Morning Glory

Nubes Noctilucentes

¡Arcoíris de Fuego!

 Efecto corona y el fuego de San Telmo

Imágenes

[1] [4] [7] [8] Wikimedia Commons

[2] Sean Heavey. National Geographic

[3] John Caswell Earth Science Picture of the Day

[5] Dennis Olivian Clouds Online

[6] Heather Garland The Cloud Appreciation Society 

Anuncios

4 comentarios el “Cumulonimbus: El Rey de las Nubes

  1. Pingback: Cuando los planetas juegan a las escondidas | El espinazo de la noche

  2. Pingback: EV: LAN en viaje Santiago - Isla de Pascua, Boeing 787 Dreamliner (P2) - Administración y Transportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s