Primeras muestras del suelo de Marte.

A finales del mes pasado, la NASA publicó un artículo que sugiere la posibilidad de que, en algún momento de la historia de Marte, éste estuvo cubierto en alguna parte por agua. El artículo puede leerse en el vínculo que pongo a continuación, http://www.nasa.gov/mission_pages/msl/news/msl20121030.html. Lo que hacen los científicos de esta misión es recopilar rocas y con estos fragmentos decirnos cómo era el ambiente en la superficie de Marte en el pasado.

Pero, ¿cómo es que los científicos que estudian el suelo marciano pueden aseverar tales cosas con tan solo unos pedazos de polvo y roca?

Para ser un geólogo capaz de interpretar una roca, se requiere cubrir con los siguientes requisitos: tener paciencia, observar la naturaleza y usar el sentido común. Cuando un geólogo ve la forma y el tamaño de un pedacitito ínfimo de roca, puede hacer aseveraciones del lugar donde este fragmento se ha encontrado. Para ello, no se necesita más que imaginar cómo se comportarían las cosas si viajaran por un río,  si volaran como polvo o estuvieran en cualquier espacio de la naturaleza. El medio está en constante movimiento y la roca se va moldeando a éste, fragmentándose, frotándose, moviéndose lejos, quedándose estático… en ella quedan una memoria en forma de cicatrices el cual cientos o miles o millones de años después de estar viajando, los geólogos miden e interpretan.

Sigue leyendo

Anuncios