Colas de cangrejo

Probablemente una de las características más llamativas de los animales sean sus colas. Desde las largas y peludas colas de gatos, lémures, y ardillas, los amplios hasta los estilizados propulsores de peces y mamíferos acuáticos. Ya sean colas emplumadas, escamosas o desnudas, las colas nos fascinan; tal vez por que nos recuerda ese quinto apéndice que a nosotros nos falta y que a veces sentimos que podría sernos útil en muchas tareas de hoy en día. Tal vez por eso no es más difícil tratar de pensar en animales que compartan nuestra condición sin cola. Entre los escasos seres con colas vestigiales o sin rastro alguno de ellas están, obviamente, las ranas y los sapos. También están algunos tipos de mamíferos, como pueden ser ciertos murciélagos, roedores, topos, erizos y varios primates.

En el caso de los invertebrados la tarea es un poco más sencilla. Salvo por algunas excepciones (por ejemplo, el escorpión, los camarones y las langostas), ningún invertebrado presenta algo que encaje en nuestra concepción empírica y generalizada de una ‘cola’. Así, podemos agregar a nuestra lista a arañas, moscas, pulgas, pulpos, las ostras, cangrejos, etc.

Pero… ¿realmente todos estos animales carecen de una cola?. Bien, se de al menos uno de ellos que podría tener una cola. Y no una cola pequeña o vestigial, sino casi tan larga como su cuerpo: el cangrejo. ImagenEl grupo de los crustáceos (al que pertenecen los cangrejos) es uno de los clados animales más heterogéneo en cuanto a las estructuras anatómicas de sus miembros. Aunque, en general, los artrópodos (grupo que engloba arácnidos, insectos y crustáceos) presentan una estructura morfológica básica (que consta de cabeza, tórax con apéndices y abdomen), en los crustáceos esté patrón puede variar enormemente. Así, podemos tener criaturas parásitas completamente encerradas en una concha redondeada y estrecha, largos organismos multiarticulados, ciegos y venenosos que habitan en cuevas subterraneas, y langostas espinosas con patas y tenazas gigantescas.

En el caso de los decápodos (camarones, langostas y cangrejos), se mantiene más o menos la misma segmentación general de todos los artrópodos, aunque con algunas modificaciones: cabeza y tórax fusionado (llamado cefalotórax) con 5 pares de apéndices caminadores (por lo general con uno de ellos modificado como pinzas) y un abdomen segmentado y cubierto de placas (llamado pleón), el cual presenta una serie de apéndices especiales para la natación llamados pleópodos.

 Imagen

Pero si comparamos la forma de los camarones y las langostas con la de los cangrejos, algo nos salta fácilmente a la vista: los cangrejos no tienen pleón. O al menos eso parece. Aquellos que alguna vez hayan comido paella y sean un tanto observadores, tal vez hayan podido notar que si exploran un poco con su tenedor la parte baja de sus jaibas, estas presentan una especie de capa totalmente pegada al cuerpo, del mismo color del vientre y casi imperceptible, y que al separarla esta se extiende hacia atrás y hacia abajo como una tapadera, unida solo en su extremo anterior a la parte trasera del animal. Bien, si han hecho esto alguna vez, ¡feliciades! ustedes encontraron la cola del cangrejo.

Imagen

Los brachyopodos (nombre con que se conoce al grupo que engloba a todos los cangrejos verdaderos) son crustáceos adaptados más para caminar en los lechos de aguas oceánicas y continentales que para nadar, por lo que no tienen mucha necesidad del abdomen fuerte y grueso ni de los apéndices nadadores que tienen los camarones y las langostas, por lo que esta parte se ha empequeñecido al grado de poder plegarla completamente sobre la parte inferior del tórax sin dejar muchos rastros visibles. Las hembras parecen ser las únicas que aún le encuentran alguna utilidad al pleón, pues usan esta discreta bolsa para transportar sus huevos hasta que es la hora de dejar que la siguiente generación siga su proio camino.

Imagen

Tal parece que a la naturaleza le encanta recordarnos lo poco que sabemos sobre ella a cada momento, y que incluso de animales que parecieran tan comunes y sencillos como los cangrejos podemos seguir aprendiendo cosas nuevas y, francamente, increíbles de momento.

Imágenes: wikimedia.org, cobach-elr.com, wallawalla.edu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s