Santa Claus

Navidad, una época llena de amor y unión y más amor. Una época de esperanza, perdón, y alegría. Llena de comida con la familia, pavo, galletitas, villancicos, arbolitos, decoraciones, películas, y regalos.  ¡Y qué mejor representante para este evento que Santa Claus!

Santa Claus, el gordito alegre al que todos amamos. Trayendo asombro y alegría a los niños. Dando fe y amor al mundo. Cada año su taller se llena con millones de cartas, millones de regalos que entregar a los niños. ¡Y sólo tiene una noche para hacerlo! ¡¿Cómo le hace?!

Esa pregunta se la ha hecho todo niño, y todo adulto también. Muchas películas han tratado de explicar a Santa, con muy interesantes ideas. Ahora yo les traigo una teoría que me encontré hace mucho.

Usando la física clásica, hay muchas incógnitas, quizá es por eso que algunos no creen. Por ejemplo, no se conocen especies de renos que vuelen, sin embargo, hay tantas especies que no conocemos que no hay que descartarlo. Hay millones de niños en el mundo, y separados una distancia considerable, la cual tendría que cubrir Santa en 31 horas (por los husos horarios), además de dejarles regalitos y comerse las galletas que los niños amablemente le regalan. No le daría mucho tiempo para recorrer todo el mundo, tendría que hacer alrededor de 1000 visitas por segundo. La velocidad que tendría que llevar Santa, más la carga del trineo crearía una resistencia muy grande y el trineo llegaría a temperaturas locas.

Pero no se preocupen, la respuesta podría estar en la física moderna. Podemos creer que Santa es un Santa Claus cuántico. Que es una superposición de estados de muchos Santa Clauses. Entonces, como conoceríamos con mucha precisión la velocidad de  los renos, y la masa de Santa, entonces usando el principio de incertidumbre de Heisenberg, no podríamos saber en dónde se encuentra. Eso hace que se encuentre en todos los lugares a la vez, así que 1000 visitas por segundo se hacen fáciles para nuestro amigo cuántico.

También podemos aplicar la relatividad especial. Podemos pensar que los renos y Santa pueden llegar a velocidades relativistas por un cierto tiempo. Eso haría que el tiempo de Santa se alentara y tuviera más tiempo para repartir juguetes a niños. Y no hay que descartar que Santa haya encontrado la manera de viajar más rápido que la luz (como por ejemplo, curveando el espacio-tiempo de tal modo que la parte de atrás del trineo extienda el espacio tiempo y la de adelante lo contraiga, como propone Miguel Alcubierre), y eso le permitiría entregar los juguetes con mucho tiempo de sobra.

Así que como ven, nuestro amigo Santa Claus es muy especial y la física nos predice cómo puede viajar por todo el mundo a tiempo, así que no se preocupen, sólo recuerden dejarle galletitas para que aguante sin perder la característica pancita. Los dejo deseándoles una muy feliz navidad, que coman mucho y que disfruten de su familia y perritos.

Fuente de imágenes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s