Helicobacter pylori, el azote de los estudiantes.

¡Hola! Mi nombre es Juan Enrique, soy estudiante de la Lic. en Biotecnología de la UAQ, por ósmosis sé un poco de derecho, mecánica y psicología. Y pues con la novedad de que el buen amigo Buen Abad me invitó a escribir una entrada para el blog, te agradezco la oportunidad. De momento tenía muchas ideas para la entrada y resulta que ya me ganaron algunas, por lo que me quede con pocas ideas, aunque para mi fortuna casi no hay entradas de aquel apasionante mundo de la microbiología, que por cierto es una de las materias que más me ha gustado durante mi carrera y que deja muy en claro que hay cosas fuera del alcance de nuestros sentidos pero no de nuestra mente, y quizás una de las razones por las cuales me interesé por la ciencia desde temprana edad. Les comento que actualmente estoy comenzando un proyecto para realizar divulgación y difusión científica en mi estado, Querétaro, para poder llevar ciencia de una amena y entendible a jóvenes y niños, si alguien gusta apoyar, es bienvenido.

Podría platicarles más de mi pero estoy aquí para hablarles de una bacteria que es un fastidio para miles de estudiantes y lo digo porque se dice que todo estudiante que se respeta tiene de acompañante a Helicobarter pylori, que es una bacteria patógena (causa daño al hospedador) muy móvil su morfología espiral le ayuda, es Gram negativa, relacionada con la gastritis, ulceras y cáncer gástrico. Nuestra pequeña amiga es relativamente joven, al menos en su descubrimiento ya que se identifico en 1983 en biopsias del intestino humano, pero estudios genéticos han demostrado que esta íntimamente asociada desde que los primeros humanos emigraron de África.

Y a esto, ustedes se preguntaran ¿Qué tiene que ver con los estudiantes? Pues el enfoque esta más centrado a los estudiantes universitarios, el estrés, periodos largos de ayuno, ingesta de alimentos muy ácidos, consumo de bebidas alcohólicas, tabaquismo, entre muchas otras, hacen propicio que H. pylori (así se puede abreviar, no me equivoque) colonice la superficie de la mucosa gástrica, ya que le estamos dando todos los medios para que se reproduzca y viva felizmente en nuestro cuerpo. Quizás muchos no tienen estos hábitos, pero el porcentaje de incidencia en estudiantes es preocupante, el cual va de 25 al 38.6% y es más común en aquellos estudiantes foráneos al lugar de donde estudian.

Caricatura de un estómago siendo ulcerado por H. pylori. Obviamente el mecanismo no es porque esta bacteria sea muy sucia como se muestra en la imagen, pero hace buena referencia a las condiciones que pueden propiciar una infección de ella.

Aunque es una bacteria poco invasiva, su manera de colonización le da la ventaja de protegerse de los efectos de los ácidos del estomago con la capa de mucus gástrico, ya que se cubre con la mucosa gástrica, quedando fuera de una las principales barreras de defensa de nuestro sistema. En lo personal se me hace un mecanismo bastante interesante, ya que usa las propias capas que protegen las paredes del estomago para protegerse a si misma, pero lo que pasa después de que colonizo también es interesante, H. pylori comienza la producción de sus productos patógenos y nuestro sistema inmune comienza con su proceso de protección, es curioso como la combinación de estas respuestas nos dan como resultado un daño mayor al hospedador del que se podría esperar, llegamos a la inflamación, la destrucción de tejido y la ulceración.

Esquema en el cual se muestra el mecanismo por el cual H. pylori produce una ulceración, el cual se explica a mayor detalle en el texto.

¡Momento! Sospecho que no todos sabemos que es una ulcera, aunque creo que se da a entender: una ulcera es una lesión en un tejido, ya sea piel o como este caso una mucosa; dado a que se tiene una herida dentro del estomago debido a que se destruyo el tejido de la mucosa, los ácidos del estomago están en contacto con esta herida provocando uno de los principales síntomas: dolor estomacal que puede ser leve pero continuo, el cual muchos lo controlan tomando anti-ácidos que al final de cuentas solo están controlando un síntoma y hacen que la enfermedad empeore.

Regresemos, un problema que se presenta cuando nuestro sistema inmune inicia sus actividades de defensa es que los anticuerpos que se producen no presentan una actividad protectora ni evitan la colonización, por lo que no pueden detener la infección de manera efectiva antes de que se llegue a una infección crónica que de no ser tratada con los antibióticos adecuados pueden determinar la aparición de cánceres gástricos.

Ahora pienso que también pude hablarles de antibióticos, es importante saber cómo funcionan y cómo es que se obtienen, ya que en principio un antibiótico es una sustancia producida por un ser vivo que inhibe el crecimiento de un microorganismo. Es fascinante la idea de aprovechar los productos de un microorganismo para nuestro beneficio, en el caso de H. pylori tiene un producto que nos ayuda a diagnosticar la presencia de la bacteria y hasta el nivel de colonización que se presenta, ya que este producto es el responsable de uno de los síntomas. Estoy hablando de la ureasa, es una enzima que hidroliza la urea para obtener dióxido de carbono y amoniaco, me parece que ya les han hablado de catalizadores en el blog así que no me detendré mucho en explicar como funcionan las enzimas como catalizadores biológicos. Como mencioné, esta enzima es responsable de un síntoma, el cual quizás muchos ignoran: lo eructos, provocados por el dióxido de carbono que se produjo por la reacción que catalizo la ureasa. Este síntoma casi insignificante es utilizado debido a que la producción de ureasa no es común dentro de los microorganismo que normalmente están interactuando con el humano por lo que la producción de ureasa es casi exclusiva de H. pylori. La idea de este diagnostico es que el paciente ingiera urea marcada con carbono 14 o 13 (¡marcadores! ¿Y creer que al principio no sabía de que hablarles?) y por reacción la ureasa se obtiene dióxido de carbono marcado, el cual es identificado en el aliento de los pacientes. También existen métodos de diagnostico en los que se identifican los antígenos producidos por el sistema inmune, que son buenos, pero nada como combinar los métodos para tener un diagnostico más exacto.

Existe una duda que muchos se hacen y es la manera en se transmite H. pylori. Encontré algunos artículos en lo que hacen mención a esto y al parecer no se ponen de acuerdo, pero me parece que pueden ser todas las opciones que encontré y he observado algunas en parientes y compañeros como la de transmisión de persona a persona; sí, así es, te puede dar gastritis por besar a alguien con gastritis, la incidencia no es muy grande pero sucede. Otra de las formas de transmitir la bacteria y que parece es la principal, es la contaminación por heces, seguramente por no lavarse bien las manos o una mala manipulación de alimentos que hace que la bacteria llegue a nuestra comida y la ingiramos. Por último, se ha encontrado a H. pylori en animales domésticos por lo que se piensa que es esparcido por animales que están en contacto con el humano, pero bien podría ser al revés.

Como Helicobacter pylori existen millones de bacterias que interactúan con el ser humano, muchas de ellas todavía no están clasificadas, otras aún no se comprende como interaccionan con nosotros, pero algo es claro, existe un universo de oportunidades por descubrir, siempre y cuando veamos más allá de los problemas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s