¡Mi 10 al alcance de una pastilla!

¡Hola! Soy Carlos. Tengo 19 años (bueno, casi 20) y estudio Ingeniería Biomédica. Me gusta la buena música, toco guitarra, bajo y otros instrumentos. Estoy en una banda (aún innominada jeje). Soy “fan from hell” de Nirvana y Metallica. También me gusta la política y me preocupa un cambio en el entorno en el que vivimos. Así que si algo pueden esperar de mí son artículos referentes al área de medicina, biomedicina, música o hasta ciencia en política (¿?). ¡Espero que les gusten!

Tu vida transcurre normalmente pero por desgracia llega una de esas épocas a la que todos le tenemos pavor: la de exámenes. Y tú (y yo, he de decirlo), como buenos estudiantes, aplicados y conscientes, decidimos jugar videojuegos todo el día. Cuando el tiempo se agota y la presión agobia ¡a moverse!. Sin embargo, con todo y que si comparáramos el cerebro con un disco duro tendríamos un espacio del orden de Petabytes (de mil billones), éste necesita preferentemente de la repetición para aprender. Y como para repetir se necesita tiempo, y no lo tenemos, optamos por abandonar la proeza. Pero, ¿qué pasaría si hubiera algo que permitiera memorizar algo de manera más fácil y rápida? La vida sería dulce! Menos tiempo para memorizar y más para aprender y razonar. Y aunque parece algo de nuestros sueños, se está haciendo posible gracias a las medicinas inteligentes (o intelligent drugs).

¿Qué son?

-¿Hola, me da una caja de piracetam?

-Sí, claro… ¿Qué?

Hydergina, Piracetam y anexos tal vez se conviertan en los suplementos más aclamados en las farmacias. Se trata de sustancias conocidas como agentes nootrópicos. La función de este tipo de sustancias es favorecer, entre otras cosas, la disponibilidad de neurotransmiores y por tanto, incrementan la capacidad de realizar actividades cognitivas.

¿Cómo funcionan?

Digamos que las millones de neuronas en el cerebro funcionan como carteros. Tienen una carta, la pasan a otro cartero para que la envíe a donde debe o de plano ella se toma la molestia. Cuando el paquete ha sido recibido recibe un mensaje de confirmación. Si no lo recibe lo reenvía para asegurar su que todo trabaje como debe.

En este ejemplo, el primer cartero es conocido en el ámbito médico como neurona presináptica. La carta o el paquete es una señal (en forma de neurotransmisor) y el segundo cartero es una neurona postsináptica. El proceso de entrega se conoce como sinapsis (de ahí los nombres chistosos de las neuronas).

Las drogas inteligentes serían una especie de adolescente pícaro sin otra cosa que hacer más que molestar al personal (en el argot cibernético, un troll). Estaría esperando toda la tarde para ver venir el mensaje de confirmación, robarlo y romperlo en pedacitos o robaría cartas y las entregaría sólo porque sí. Entonces, el primer cartero al no recibir su confirmación enviaría su paquete de nuevo o bien, el segundo cartero recibiría montones de cartas.

En términos científicos, una neurona hace sinapsis con otra enviando un neurotransmisor cuando éste se libera por exocitosis. Otra neurona recibiría esa señal, la procesaría y además sería la bandera de salida para retroalimentar por medio de un nuevo neurotransmisor. Con este control, se evita que la neurona presináptica continúe enviando señales. Ésta tendrá receptores especializados que señalizarán procesos celulares para dejar de exocitar vesículas con neurotransmisor. Esto pasa en los procesos cerebrales normales.

Al ingerirse un potenciador, actuará de dos formas: la primera, bloqueando los canales de retroalimentación en la neurona presináptica y por lo tanto haciendo que se liberen constantemente neurotransmisores. La segunda, entrando por bombeo a la primera neurona y obligando al neurotransmisor a salir de más. De ambas formas la sinapsis se ve favorecida al darse constantemente (el proceso se ejemplifica en la figura). La capacidad de memorizar o de aprender mejora por consecuencia.

Para los amantes de los ejemplos…

Por ejemplificar, el piracetam (también conocido como dinagen), es un derivado del aminoácido y neurotransmisor GABA (ácido gama amino butídico). Trabaja mejorando los procesos en los que interviene la acetilcolina (uno de los neurotransmisores más importantes en el sistema) en las formas ya comentadas antes.

Dado que la Ach tiene efectos significativos sobre diversos receptores neuronales implicados en procesos relacionados con la memoria (en un centro cerebral conocido como hipocampo) y el aprendizaje (en el lóbulo frontal), nuestros amigos científicos le encontraron una función con intención generosa. Es usado para tratar a pacientes con Alzheimer. Sin embargo, este elixir de los dioses tiene un costo. La caja con 30 tabletas de 400 mg “duele” 29 dólares.

¿Entonces, si se usan, no son cosas del otro mundo?

Pese a que su uso hoy en día es  preferentemente clínico, un estudio de la revista Nature revelo que de 1400 personas de 60 países, uno de cada 5 adultos ha consumido uno de estos “motores cerebrales”. Ha habido incluso testimonios de esta gente en los que dice haberse sentido más ávidos de conocimiento al haber tomado estos nenes y después seguir con su vida normal.

¿Así que hay esperanza?

De hecho. Los pilotos de este tipo de potenciadores ya han comenzado. Primero con el propósito de revertir enfermedades neurodegenerativas y por serendipia como potenciadores de la memoria. Sin embargo, pese a que se ha demostrado que no generan ningún tipo de perjuicio al cuerpo, es importante no tratar de abalanzarse sobre ellas. Se tienen que hacer aún pruebas para conocer si no provoca hiperactividad en caso de ser ingerido como un suplemento. Pero la luz para que la mente humana, galante Hard Disk de 15 Petabytes pueda ser utilizado a tope. Si sirve como motor para generar más y mejores descubrimientos ¿qué mejor?. Lamentablemente, en el inter hay que dejar los videojuegos y tomar un poco de estudio a conciencia. ¿Pastillas?, quizás sólo las de dulce por el momento.

Anuncios

2 comentarios el “¡Mi 10 al alcance de una pastilla!

  1. El ácido glutámico se comercializa desde hace rato y en cualquier farmacia lo encuentras, pues precisamente favorece la memoria y demás, así que parece que esto no es novedoso, aunque luego las farmacéuticas abusan, pero creo tengo mejor panorama ahora

  2. Pingback: Pasión al aire | Imperio de la Ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s