¿Tiene sentido el cambio de horario?

Todos los años, acostumbramos adelantar el reloj una hora en primavera, y retrasarlo una hora en otoño, pero, ¿para que lo hacemos? ¿de verdad valdrá la pena? ¿realmente trae los beneficios que tanto nos anuncian? Y la respuesta es que depende. Vamos a ver los pros, los contras y un poco de historia sobre esta curiosa “costumbre” que tenemos.

Aunque no lo crean, la práctica de cambiar los horarios en realidad no es tan reciente como pensamos. De hecho, los romanos ya tenían diferentes relojes de agua para los distintos meses del año. En el solsticio de verano una hora duraba 75 minutos y en el solsticio de invierno 44 minutos. Era un horario que dependía del Sol, pero evidentemente seguir un horario así era poco práctico, así que poco a poco fue remplazado por un horario civil que no variara entre estaciones.

El horario de verano moderno que usamos actualmente fue propuesto por el entomólogo neozelandés George Vernon Hudson, que se dice quería más tiempo para disfrutar su colección de insectos. Su idea fue rechazada en su momento, pero varios años más tarde sería usada por primera vez en Alemania. Específicamente en Abril de 1916, en plena guerra mundial con el objetivo de ahorrar carbón para la guerra. Poco tiempo después se empezó a usar en el resto de Europa y Estados Unidos.

El principal propósito del horario de verano es dar a la gente más luz solar durante el verano. Obviamente no hay que tomarse esto literalmente, ningún cambio de horario puede hacer que llegue más luz solar a la Tierra, solo se mueve el horario civil, para que haya más luz en las tardes y la gente pueda aprovecharlo en otras actividades. Sí hacían sus actividades en la mañana, pues mala suerte.

Esto es debido a la inclinación del eje de rotación Tierra. Es lo mismo que provoca las estaciones (no tiene nada que ver la proximidad al sol). Entre Mayo y Agosto, llega más luz al hemisferio Norte que al hemisferio Sur y por eso hay verano en el Norte e invierno en el Sur. Si no cambiáramos el horario, esas horas extras de luz podrían quedar desperdiciadas mientras dormimos.

Verano e invierno en el hemisferio Norte

Y aquí encontramos el primer pero al horario de verano: hay muchos lugares donde no tiene mucho sentido mover el horario para tener más luz, por ejemplo:

-En lugares cercanos al ecuador. Casi todos los días son igual de largos, y es difícil distinguir entre las distintas estaciones del año.

-Si vivieran cerca del desierto, lo que menos van a querer en verano son más horas de luz solar.

-O por ejemplo, muy cerca de los polos los días y noches pueden durar tantas horas (o días) que simplemente resulta redundante cambiar el horario.

En los sitios intermedios (digamos, entre los trópicos y los círculos polares) el clima cambia de forma más evidente entre estaciones, y en particular los inviernos son más fríos y oscuros. Si viviéramos en esas regiones seguramente apreciaríamos más la luz del verano debido a su ausencia durante el invierno. Sí vemos el siguiente mapa veremos que casi todos los países que siguen el horario de verano cumplen esas características. Con algunas curiosas excepciones (umm… ¿por qué será?)

En azul: Regiones donde se usa el horario de verano
En naranja: Donde alguna vez se usó el horario de verano
En rojo: Donde nunca se ha usado el horario de verano

Ahora, ¿será cierto que con el horario de verano ahorramos energía y ayudamos al planeta? Como ya supondrán, es difícil dar una respuesta concreta, no hay datos duros que puedan confirmar o negar esto. Con el avance de la tecnología, cada día usamos más energía en cosas que antes no usábamos. Pero también es cierto que iluminar una habitación el día de hoy es mucho más barato que antes; cada año salen al mercado bombillas más y más eficientes.

En fin, el chiste es que hay estudios que dicen que sí se ahorra energía, y estudios que dicen que no. En todo caso, hay algo en lo que si hay consenso: el ahorro (o gasto) que se genera por el horario de verano,  tiene un impacto de a lo más el 1% (por eso nunca notaran la diferencia en sus recibos de la luz)

Lo que si se tiene comprobado, es que con el cambio de horario, la gente se vuelve menos productiva, y con ello viene un fuerte costo económico. Hay personas que les cuesta “ajustarse” al nuevo horario hasta 2 semanas. Otras estadísticas dicen que en la semana del cambio de horario hay un ligero aumento en las tasas de suicidios, y ataques al corazón. Además puede haber confusiones en las citas, reuniones, vuelos, conferencias etc. Y en un mundo cada vez más globalizado y conectado las confusiones y problemas son cada vez más comunes.

Por eso cuando llega el cambio de horario surge el mismo debate. Ni siquiera dentro de las mismas fronteras de los países se ponen de acuerdo en cómo cambiar el horario en su propio territorio. Por ejemplo, aquí en México, no hay horario de verano en Sonora. En Estados Unidos, no hay horario de verano ni Hawái, ni en Arizona (ya notaron la “curiosa coincidencia” que Sonora es frontera con Arizona). En Brasil y Australia, hay cambio de horario pero, solo si viven en el Sur. En Canadá hay cambio de horario, pero no en la región de Saskatchewan.

Y este revoltijo cambia a cada rato conforme van cambiando las leyes en cada país. A veces se vuelve tan complicado el asunto, que varios aparatos o gadgets para celulares llegan a fallar en algo tan sencillo como dar la hora.

En resumen

El horario de verano nos puede dar más horas de luz Solar, pero dependiendo de dónde vivamos puede ser bueno o simplemente un sinsentido.

Puede o no traer beneficios económicos e energéticos. Y si los trae, tienen un pequeño impacto.

Y finalmente, hace que preguntarnos ¿qué hora es? sea una pregunta ligeramente más difícil de responder.

——————-

Fuentes:

Wikipedia http://en.wikipedia.org/wiki/Daylight_saving_time

——————

Imagenes:

[1] Educabolivia

[2] Wikipedia http://en.wikipedia.org/wiki/Daylight_saving_time

Anuncios

3 comentarios el “¿Tiene sentido el cambio de horario?

    • Si, según tengo entendido Benjamin Franklin tuvo una idea parecida, con el propósito de ahorrar velas… pero en sí, el no propuso el “horario de verano” como tal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s