El gran viaje del dolor

¡Hola a todos! Pues les agradezco la oportunidad de estarme leyendo, yo soy Eliana Granados, estudiante de medicina en la Ciudad de Puebla y tengo un especial interés en la Neurología, la que se encarga de nuestro cerebro, del gran comando de nuestro cuerpo, el centro de operaciones, la torre de control. Para mí la ciencia es una cadena interminable de búsqueda de respuestas, cada una nos conduce a la siguiente, lo que la convierte en algo apasionante. Nos acerca a observar el mundo desde perspectivas diferentes, de lo simple a lo complejo, encontrando nuevas interrogantes. Hoy les quiero hablar de algo que, con seguridad, nos ha ocurrido a todos: El dolor. ¿Cómo es que sabemos dónde está? ¿Quién nos avisa que existe? Veamos un poco sobre esto.

Hablemos un poco del centro de operaciones del ser humano: El cerebro. Este maravilloso órgano se encarga de comandar todas nuestras sensaciones y acciones,  agradables como un enamoramiento  y desagradables como el dolor. Echémosle un vistazo a éste último.

Para empezar ¿Qué es el dolor? Se define como “una experiencia sensorial desagradable, acompañada de daño tisular real o potencial” en otras palabras, es una señal de alarma, lo que el cuerpo utiliza para avisarnos que estamos, o podríamos estar siendo dañados.

Pero ¿cómo empieza?, ¿Cómo viaja? Para responder esas preguntas necesitamos saber que nuestro sistema nervioso se divide en Sistema Nervioso Central SNC (cerebro y médula)  y Periférico  SNP (“extensiones” nerviosas al resto del cuerpo). Estos dos son los que se encargarán de transmitir, modular e integrar las sensaciones dolorosas.

Todo comienza con la activación de terminaciones nerviosas libres en piel, músculos, articulaciones y las paredes de algunas vísceras: Los nociceptores, éstos captan los estímulos dolorosos y los transforman en impulsos también diferencian estímulos inocuos de los dañinos. Hay tres tipos:

Mecanorreceptores: Captan las sensaciones de presión sobre la piel

Termorreceptores: Captan temperatura

Receptores polimodales: Captan estímulos dolorosos, mecánicos, térmicos y químicos

EL VIAJE

Al recibir esta señal, la fibra nerviosa inicia un impulso que viaja por distintas “estaciones” llamadas 1ª, 2ª y 3ª neurona.

La primera carretera son las fibras nerviosas de dos tipos:

  • A-d, de conducción rápida, lleva señales dolorosas de corta duración (como una picadura bien localizada) que requieren  una respuesta inmediata
  • C, de conducción lenta, son más numerosas, transmiten las señales de “dolor quemante” y de larga duración, difuso y mal localizado

Después llega a la primera estación: La 1ª neurona, ubicada en los ganglios espinales, específicamente en las raíces posteriores, ahí sigue siendo parte de la transmisión.

Pasa a la segunda estación, (2ª neurona) que se encuentra en la sustancia gris de la médula, en el asta posterior, la cual se encargará de la modulación de todas las señales de tipo sensitivo, ya que de las motoras, se encarga el asta anterior. En esta estación trabajan diversas sustancias: neurotransmisores y neuromoduladores, que dirigirán la información a los centros superiores y elaborarán respuestas reflejas, por ejemplo, quitar la mano al sentir el calor de la estufa. De ahí cruzarán la sustancia gris diagonalmente hacia el otro lado, para llegar a los cordones anteriores de sustancia blanca, donde subirán hacia los centros superiores, formando las distintas vías.

El más importante es el Fascículo Espinotalámico el cual recogerá los estímulos desde el nivel medular donde se origine y los llevará hasta una parte muy importante del cerebro: El tálamo

Otra vía son los cordones posteriores que juegan un papel importante en el dolor visceral

En estos niveles se dará la modulación y actuarán sustancias como la noradrenalina o los opiáceos, los cuales serán inhibidores de la transmisión dolorosa.

LLEGANDO A SU DESTINO

Después de todo este viaje, que ocurre en milésimas de segundo, se llega a la última estación: la 3ª neurona, la cual se encuentra en el cerebro, como tal. Existen diferentes formaciones encargadas de éste trabajo dentro del encéfalo.

La formación reticular: Se encuentra en el bulbo raquídeo o tronco del encéfalo, ahí se controlarán sistemas como: la vigilancia, respiración, regulación cardiovascular, movimientos y por supuesto, dolor.

Formación retículo mesencefálica: Quiere decir que se encuentra en estructuras del sistema límbico, en el punto central del cerebro, la amígdala y el hipotálamo. Esta porción cerebral es bastante interesante, porque se encarga de: Reacciones emocionales (sí, aquí es donde comienzan los problemas, así que la próxima vez no culpes al corazón, culpa al hipotálamo), Comportamiento y liberación de hormonas del estrés

Todas las vías convergen en el Tálamo, una estructura igualmente ubicada en el centro, es parte de las formaciones que unen ambos hemisferios, específicamente en uno de sus núcleos: El Ventral Postero Lateral (VPL) el cual participa en el análisis de los estímulos, su duración, intensidad y localización.

De ahí sube hasta la corteza, donde se “razonará” el dolor, dependiendo al punto de la corteza que alcance la fibra, es la parte del cuerpo donde el cerebro interpretará que se sintió el dolor.

NO TODOS LOS DOLORES SON IGUALES

Para darnos más problemas, no sólo hay un tipo de dolor, existen distintas sensaciones que serán interpretadas como:

  • Dolor agudo: es la consecuencia inmediata de la activación de todo el sistema que acabo de explicar. Es temporal y de recuperación inmediata, es decir, desaparece con la lesión que lo causó.
  • Dolor crónico: persiste después de la lesión, es resultado del dolor agudo, obviamente, de larga duración.
  • Dolor somático: Este tipo de dolor afectará la piel, músculos, articulaciones, ligamentos y huesos, va a ser bien localizado, claro y preciso.
  • Dolor visceral: Afectará órganos internos, será consecuencia de enfermedades. Es importante mencionar que NO TODAS las vísceras son sensibles al dolor, por lo cual se darán los dolores reflejados a zonas alejadas de la víscera afectada, vago y mal localizadas.
  • Dolor nociceptivo: Es parte de las sensaciones normales, como visión o tacto, una vez más, consecuencia de estímulos
  • Dolor neuropático: Es anormal o por alguna enfermedad o lesión del SNC/SNP se caracteriza porque no hay una lesión específica que lo cause. En este tipo de dolor entran las Neuralgias y Miembro fantasma (“duele” una extremidad que ha sido amputada, que por ende, no existe)

Ahora la próxima vez que te duela algo, acuérdate de todo el viaje que tiene que hacer el estímulo, hasta llegar a su destino y puedas decir “Ay, me duele”

Anuncios

2 comentarios el “El gran viaje del dolor

  1. Pingback: Anuncios importantes del Imperio | Imperio de la Ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s