Tectónica de placas.

Hay procesos en la corteza terrestre fantásticos como las cordilleras, las ventilas hidrotermales donde existe la quimiosíntesis, los volcanes, las islas de Hawaii, los yacimientos minerales, entre muchos otros. Todos los anteriores existen como consecuencia del movimiento y comportamiento de la tectónica de placas, por lo que es necesario conocer su mecanismo, al menos lo que apenas se conoce.

Alfred Wegener, el padre de la tectónica de placas. Él afirmó que los continentes estaban unidos, y aunque tenía suficientes pruebas, la comunidad científica rechazó sus ideas por no proponer un mecanismo de movimiento válido.

Como les mencioné en Flotamos sobre un sólido que es más como un fluido, existen “pedazos” de corteza terrestre “flotando” sobre el manto plástico. Esta idea tiene más o menos la edad de nuestros abuelos, cuando Alfred Wegener, se dio cuenta de que los continentes alguna vez estuvieron unidos. Aunque el buen Alfred postuló esto en 1915, no fue hasta 1969, que se aceptó la idea (ya que Alfred había sido rechazado, ignorado y llevaba más de 30 años de muerto).

Las consecuencias de la tectónica no son solo por la interección entre el manto y la corteza, sino por lo que ocurre en los límites de esos “pedazos” que flotan. Esos pedazos flotantes los geólogos, los geofísicos, las abuelitas y los demás les llamaremos placas tectónicas. Existen a grandes rasgos dos tipos de cortezas terrestres, la continental y la oceánica. La corteza continental es, como la intuición nos lo podría indicar, la corteza sobre la que estamos todos los humanos. Tiene un espesor variable (mayor altura donde están las orogenias y arcos volcánicos), es más vieja (rocas de hasta 4000millones de años) y a grandes rasgos, es menos densa que la corteza oceánica. Su densidad menor se debe a que contiene más silicatos ligeros que la otra corteza, además de ser más vieja y por lo tanto fría que la oceánica. La corteza oceánica es más densa, de espesor menor y más constante (7km de espesor en promedio), es muy joven, las rocas oceánicas más viejas que se conocen son de 180 millones de años y todo el tiempo se están generando rocas nuevas.

Las diferencias entre corteza oceánica y continental provocan que sea más facil que unas se rompan u otras se hundan, floten o se rocen en las fronteras entre ellas. Los tres límites principales son:

Fronteras Divergentes; Existe una gran franja en el océano Atlántico donde se genera corteza oceánica. La corteza es muy delgada, entonces el manto se descompresiona por la diferencia de temperatura y fluye hacia arriba, se enfría y “empuja” la corteza hacia los costados.

La corteza continental es más gruesa pero menos densa que la oceánica y flota sobre el manto, es decir, no tiende a subducir como la oceánica. También están mar

Fronteras convergentes: como en las franjas divergentes se está generando corteza, en alguna parte debe “desaparecer”. La corteza no desaparece precisamente, sino que se hunde una debajo de otra, proceso llamado subducción. Generalmente las placas tectónicas más densas subducen debajo de las menos densas, es decir, la corteza oceánica generalmente subduce debajo de la corteza continental. Un gran ejemplo de este proceso es el cinturón de fuego del Pacífico, donde la placa del Pacífico (corteza oceánica) subduce debajo de varias placas. Este movimiento es el que produce el vulcanismo, cuando la placa que subduce tiene minerales que contienen agua, ésta se calienta y produce que el manto se haga líquido y fluya hacia arriba.

Fronteras transformantes; En estas fronteras existe un movimiento lateral entre las placas. Este movimiento es el mayor responsable de los sismos.

Para entender mejor este sistema de movimientos, el video siguiente ilustra de forma muy colorida y simple la forma en que las placas se mueven. El primer flujo, donde el manto sube, empuja a los lados y forma nueva corteza es la frontera divergente, y el límite donde una placa se hunde es el límite convergente.

 

Anuncios

2 comentarios el “Tectónica de placas.

  1. Pingback: Biota y Gea (Parte II): La vida y la tierra evolucionan juntas. | Imperio de la Ciencia

  2. Pingback: Cratones, los libros de Historia más antiguos en la Tierra. | Imperio de la Ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s