Muones y pirámides

En alguna entrada pasada, les hablé de las partículas elementales, y de la tabla periódica de los físicos. Esta vez les quiero hablar sobre una de esas partículas elementales. El hermanito del electrón: el muón; y un gran descubrimiento de la pirámide de Egipto.

Pirámide de Kefren

El muón es un leptón, como los electrones. Tiene una carga negativa, e igual a la de un electrón. Entonces, ¿qué tienen de diferencia? Lo que los hace diferentes es que el muón tiene una masa 200 veces mayor a la del electrón, además de que su tiempo vida es muy, muy chiquito, de unos 2.2 microsegundos.  ¿A qué me refiero con eso? Eso significa que el muón nace y se vuelve otras partículas en ese tiempo. ¡Imagínense detectarlo! ¡Si vive micras de segundo!  Es más, pensemos un poco: los muones son formados cuando la atmósfera interacciona con los rayos cósmicos (entre otras maneras), es decir, a unos, supongamos, 25km. Ahora pensemos que viajan a 99% de la velocidad de la luz (pues los rayos cósmicos viajan a muy altas velocidades). A esa velocidad, y con una vida de 2.2 microsegundos, los muones deberían recorrer 625 m. ¿Y cómo los detectamos? ¿Qué está pasando? Lo que ocurre es que, como Yasab ya nos explicó, el tiempo es diferente si vas a altas velocidades, así que los muónes pasan llegan a la corteza y más.

Muones (cortesía del CERN)

Los muones los detectó Carl Anderson. Él estudió los rayos cósmicos. Se dio cuenta de que había una nueva partícula, que no era electrón que perturbaba a campos magnéticos con los que él trabajaba. Y así se descubrieron a los muones.

Carl Anderson

Ahora vayámonos a lo que ustedes se han de estar preguntando: ¿Qué tiene todo esto que ver con la pirámide de Kefren, en Egipto? Pues bien, ¡tiene mucho que ver! En una de las pirámides de Giza, Kefren, se creía que algunas cámaras ocultas, pero no querían excavar ni dañar la pirámide. Así que en los años 60, un científico llamado Luis Álvarez ideó un método para descubrir si habían cámaras secretas o no. Y lo hizo gracias a nuestros amigos los muones. Los muones son fácilmente detectables, abundantes, penetrables, ni siquiera necesitamos una fuente, ya que el mismo sol hace que nos estén pasando una gran cantidad de muones cada segundo. Además hay que agregar algo muy importante: interaccionan con la materia. Así que los científicos se pueden poner en una cámara por debajo de la pirámide y medir cuántos muones pasan por la pirámide. Luego hacen el cálculo de cuántos muones tendrían que pasar si la pirámide no tuviera cámaras y comparan, es similar a una radiografía: una mounografía. Desafortunadamente no se encontraron cámaras ocultas, pero este nuevo método para usar en la arqueología ya se está tratando de explotar. Incluso aquí en México, para la pirámide del Sol en Teotihuacan.

Más para leer (más acerca de Teotihuacan):

http://www.revista.unam.mx/vol.6/num9/art92/sep_art92.pdf

Fuentes de imágenes:

Anuncios

2 comentarios el “Muones y pirámides

  1. Me encanto la “muonografía” Por cierto, hasta donde yo tengo entendido, el año pasado pusieron un detector de muones abajo de una de las pirámides de Teotihuacan (la verdad no tengo el dato exacto)

    Si no mal recuerdo, a mediados de este año empezarían a retirar los equipos.

  2. En estos momentos, octubre 2016, leo que mediante esta técnica encontraron dos nuevas cavidades ocultas en la pirámide de Keops. (Gran Pirámide).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s