Noche-Buena para el Guadalupe-Reyes

¡Woooo!, Acaba de empezar el período conocido como maratón Guadalupe-Reyes, ya saben, gente atascada en la Basílica, y después, ¡a festejar!.Y pues, no sé, la inspiración me entró para hablar del alcoholímetro, instrumento de tortura utilizado en estás épocas vacacionales.

Al beber,  el etanol en esas bebidas entra por la boca, pasa por el esófago, y llega al estómago. Si no has comido nada, es cuestión de segundos para que pase al intestino delgado, donde será absorbido rápidamente en su mayoría y transmitido a varias partes del cuerpo.

El alcohol se distribuye a través del agua del organismo de manera homogénea. Cuanto mayor sea la cantidad de líquidos del organismo, menor será la alcoholemia resultante ante una misma ingesta de etanol. De ahí que las personas de más peso tengan una tasa de alcoholemia menor, tras consumir la misma cantidad, que otra persona de menos peso. Los hombres suelen tener una mayor proporción de agua y menor de grasas en la masa corporal que las mujeres. Esto –junto con otros factores– determina que a igual peso y cantidad de alcohol, la mujer alcance una tasa de alcoholemia superior al comparársele con un hombre (Y no, no soy machista, pero la mujer no está hecha para tolerar la misma cantidad de alcohol).

La mayor parte del alcohol ingerido (el 95 %) es eliminado del organismo tras ser procesado por el hígado. Las personas sanas metabolizan el alcohol a una velocidad relativamente constante. Por este motivo, una vez que los efectos del alcohol han aparecido, no hay prácticamente nada que pueda acelerar su eliminación. Ni el café, ni ducharse, ni vomitar, ayudan a que se reduzca la tasa de alcoholemia del organismo.

El etanol es una sustancia volátil (fácil de pasar del estado líquido al estado gaseoso), por eso sale del torrente sanguíneo al aire alveolar de los pulmones, en una dinámica explicada por la Ley de Henry (químico británico, 1775-1836) que relaciona la concentración de un gas disuelto en un líquido (etanol gaseoso en sangre), con la presión que ejerce el gas, de aquí se deriva que la cantidad de alcohol presente en 2.1 litros de aire exhalado desde los pulmones, es la misma presente en un mililitro de sangre, la relación es 2100mL : 1mL. En los pulmones, el etanol cambia de fase líquida a gaseosa, por tanto, puede ser exhalado en el aliento. Como la concentración de etanol en el aliento está directamente relacionada a su concentración en la sangre (ya lo dijimos antes), la concentración de etanol en ella puede ser medida con un alcoholímetro.

En las versiones antiguas del alcoholímetro, el aliento de un sospechoso pasa por una solución de dicromato de potasio, que oxida el etanol a ácido acético. Esta oxidación se acompaña de un cambio de color de naranja a verde, y un detector analiza la intensidad del cambio, que es usada para calcular el porcentaje de alcohol en el aliento. Cuando la oxidación del alcohol por el dicromato de potasio se lleva a cabo en una celda electroquímica, la corriente eléctrica generada por esta reacción (el cambio en la fuerza electromotriz) puede ser medida y usada para la estimación del contenido de alcohol en la sangre.

Los primeros alcoholímetros funcionan con sustancias que reaccionan y producen cambio de color. Estas reacciones se conocen como reacciones de oxidación-reducción, debido a que se verifica la oxidación (pérdida de electrones) de una de ellas y la reducción (ganancia de electrones) de otra. El aliento de un sospechoso pasa por una solución de dicromato de potasio, que oxida el etanol a ácido acético. Esta oxidación se acompaña de un cambio de color de naranja a verde, y un detector analiza la intensidad del cambio, que es usada para calcular el porcentaje de alcohol en el aliento. Si el cambio es muy brusco, es que cambió más dicromato de potasio (naranja) a cromo 3+ (verde), lo cual sólo es posible con una cierta cantidad de etanol (más de la permitida por los tránsitos).

Los alcoholímetros mas modernos funcionan a base de sensores, pero por lo que tengo entendido seguimos son los del cambio de color.

Normalmente, la alcoholemia (concentración de alcohol en sangre), se expresa en unidades de masa de soluto (etanol) por volumen de disolvente (aire). La unidad de masa es el miligramo, mg, y la unidad de volumen es el litro, L.

Anuncios

Un comentario el “Noche-Buena para el Guadalupe-Reyes

  1. ¡PERFECTO! estaba buscando un artículo interesante para mis alumnos de español, y abusando de este blog, lo imprimiré y lo llevare a clase como ejemplo de un texto referencial…

    SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s