Kepler: un gran perrito sarnoso

Ahora toca hablar de un personaje alemán que, personalmente, me parece genial: Johannes Kepler. Kepler nació en una familia a su parecer disfuncional. Llama a su madre pretenciosa, a su padre tramposo, y su hermano epiléptico. Una cosa graciosa (bueno, para él no tanto), es que se creía que su mamá era bruja, estuvo en juicios y todo, aunque claro, esto se desarrolla ya cuando Kepler es más grandecito. ¿Cómo saber todo esto? Pues Kepler nos lo platicó. Escribía de todo. Incluso llegó a escribir la fecha y hora de su concepción (no quiero ni saber cómo se enteró).

Kepler es un personaje con muchos complejos, pues, además de hablar como hablaba de su familia, era miope, hipocondriaco, prematuro (nació a los 7 meses). ¡Digo, incluso se llamaba a sí mismo perro sarnoso! Le interesaba mucho la teología y quería ser un profeta pero (y parafraseo del mismo Kepler) algo sucedió a los 10 años que no le permitió ser lo suficientemente puro para ser profeta.

Johannes Kepler

De lo que si habla bien de sus padres es de cómo lograron que se interesara por la astronomía. Por ejemplo, lo llevaron a ver un cometa, un eclipse solar, etc. Y si de por si Kepler era un genio, esto despertó algo su curiosidad. Entró a estudiar a la universidad de Tubinga. Estudiaba ciencias y teología, como muchos en esa época. Aquí entra un personaje que para Kepler será importantísimo, su gran maestro: Michael Maestlin. Maestlin le enseña a Kepler el modelo de Copérnico, y Kepler se asombra y adora a ese modelo. Se vuelve copernicano de hueso colorado. Andaba ahí por la universidad promulgándolo, discutiendo y en general hablando de Copérnico. Luego la misma universidad le ofrece (muy posiblemente para deshacerse de él) dar clases de astronomía en una escuela en Graz. Kepler acepta y abandona sus estudios (con la promesa de regresar) para ir a dar clases de astronomía.

Una vez dando clases, le empieza a gustar mucho más la astronomía, y la astrología. Hacía mucha, mucha astrología, pues era fiel creyente en que los astros definían muchas cosas. Por esta época se casó, pero por conveniencia, porque realmente él no quería, pero ya estaba grandecito y necesitaba esposa, así que se casó con una mujer llamada Bárbara.

También es por estos tiempos en Graz donde escribe su gran obra (para él es de las más importantes): “Misterium Cosmographicum”, el misterio del cosmos.  Este libro es muy interesante, y loquito. Kepler se hace preguntas de la creación del cosmos y se las trata de responder usando simetría. Por ejemplo, trata de responder a por qué 6 planetas (en ese momento sólo se conocían 6) y le encontró al 6 muchas cosas. También se preguntó de la posición de la Tierra, y dijo que era el 3er planeta pues tenía 3 astros por lado (consideró al Sol también). Algo muy importante que según él observa es que a su parecer, se podían meter los sólidos platónicos (como el cubo) a las órbitas, incluso hizo un dibujo de una copa que debería plasmar este gran hallazgo. Es algo extraño, pero cuchareó un poco. Esto es importante pues como decía que no se tenían buenos datos de las órbitas, él no podía entender esto mejor. Es por esa razón que se venturó a ir con Tycho, ya que, como se mencionó la semana pasada, Tycho tenía los mejores datos de la época. Pero de ese encuentro, muy gracioso, por cierto, se hablará la próxima semana.

Esta es la copa que Kepler quería hacer, tenía piedras preciosas.

Anuncios

6 comentarios el “Kepler: un gran perrito sarnoso

  1. Aw Kepler ❤ Odio tener citas con mi tutora cuando podría entrar a sus hermosas clases 😦
    Pero gracias a ti ya tengo un bonito resumen, aunque yo hubiera resaltado el parecido de los hombres al cubo, porque el cubo nace de su base.
    😛

  2. Pingback: Sólidos muy regulares « Imperio de la Ciencia

  3. ¿Sabes qué? Estaría DE PELOS que metieras información sobre el papi Newton (cuando llegue el momento), de cómo llegó a su Ley de la Gravitación, de cómo demostró las tres leyes de Kepler usándola y de como vió, entre otras cosas, que el campo gravitacional exterior a una esfera de densidad uniforme es el mismo que el de una particula puntual con su misma masa localizada en el centro de la esfera… ¡sin usar su propia invención, el cálculo! Dicen los historiadores que, aunque con cálculo la solución sale en tres patadas, no lo quiso usar, pues era muy nuevo (novísimo) y quién sabe si tendría aceptación su demostración. En el libro de “Mecánica Newtoniana”, de French, podemos ver algunos de estos datos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s