¿Animales fotosintéticos?

Cuando uno escucha la palabra fotosíntesis rápidamente piensa en una planta, en los árboles y arbustos que uno ve por la calle, en un parque  o en las macetas y flores que uno tiene adornando su casa. Otros pocos pensarán en las cianobacterias culpables de nuestra atmósfera oxidante o en la enorme cantidad de algas tanto unicelulares como pluricelulares que habitan nuestros mares y océanos, pero si les digo que existen animales que realizan fotosíntesis, ¿me creerían? Pues los invito a que lean esta entrada y conozcan una de estas extravagantes excepciones a la vida.

Figura 1. Elysia chlorotica

Elysia chlorotica (Fig. 1) es una babosa marina del orden Sacoglossa que habita en las costas de Estados Unidos, desde Nueva Escocia hasta Florida, hermafrodita, de una longitud entre 2 y 3 centímetros aunque a veces alcanzan hasta los 6 centímetros de longitud. Se alimenta succionando el contenido celular de Vaucheria litorea (Fig. 2), un alga cenocítica (un alga que al dividirse no compartamentaliza el material celular) perteneciente a las Xantophytas. Después de ingerir y asimilar los nutrientes que necesita, desecha todo a excepción de los cloroplastos, los cuales se engullen por medio de fagocitosis a través de las células del tracto digestivo; esto se conoce como cleptoplastia.

La cleptoplastia es considerada como un tipo de simbiosis con aspectos o características muy importantes. Primero, el simbionte no es un organismo autónomo, si no un organelo celular; segundo, el simbionte se hospeda intracelularmente, no intercelularmente ni dentro de una vacuola; y por último, los cloroplastos permanecen funcionales en un periodo de hasta 10 meses dentro del hospedero a pesar de que no tenga ninguno de sus componentes nucleo-citosólicos que necesita para sintetizar proteínas y otras moléculas necesarias para la fotosíntesis.

A pesar de que desde su nacimiento estas babosas se alimentan de V. litorea, la endosimbiosis de los cloroplastos obtenidos mediante la cleptoplastia se establece hasta que alcanzan un estado juvenil temprano.

Figura 2. Vaucheria litorea

Esta asociación permite a la babosa autosustentarse mediante nutrientes producidos por la fotosíntesis que se lleva en los cloroplastos asimilados, también conocidos como cleptoplastos, que se localizan dentro de las células de todo el sistema digestivo de esta babosa. Además, siendo un molusco sin concha, el color que adquiere por los cleptoplastos le confiere un camuflaje contra los depredadores que suele tener.

Imagínense un momento, ser capaces de llevar a cabo la fotosíntesis cuando no tengan nada que comer, ser capaces de desplazarse libremente y además poseer un camuflaje contra los depredadores, ¿está padrísmo no creen?

A pesar de todo, los cloroplastos no se pasan a la siguiente generación (Fig. 3) y todo el proceso de cleptoplastia debe repetirse. Sin embargo, el origen de eucariontes fotosintéticos empezó con la simbiosis de una cianobacteria… y uno nunca sabe, pero Elysia chlorotica podría ser un indicio o un precursor a futuros animales fotosintéticos dentro de muchos millones de años.

Ciclo de vida E. chlorotica

Anuncios

3 comentarios el “¿Animales fotosintéticos?

  1. Cielos, aunque ya había leído en más de una ocasión de la extravagante cleptoplastia de Elysia chlorotica (no sé cómo poner itálicas en un comentario), el último comentario de tu entrada me dejó pensando. Este es un caso que Lynn Margulis utiliza frecuentemente para defender su teoría de la simbiogénesis, la cual francamente no me gusta mucho (no confundir con la endosimbiosis, que me encanta), y en verdad que me deja bastante desarmado al momento de contraatacar, y sin embargo hay muchas cosas que fallan en su teoría y muchas otras razones para seguir apoyando la teoría sintética… Y mis pensamientos derivan a: ¿Será que no es falsa la una ni la otra, sino que el proceso evolutivo es más complicado de lo que hemos imaginado y ambos procesos (simbiogénesis y mutaciones) tienen lugar en la naturaleza y en la evolución?

    Esto confirma la teoría del Dr. Víctor Valdés de que aunque ya lo sepas, siempre es bueno leer otras formas de abordar un mismo tema (en este caso, tu entrada). Francamente me fascinó, felicidades 😀

    • Muchas gracias por el comentario, yo siempre he apoyado la idea de que no hay razón por la cual la vida, en este caso, evolucione solo por un medio o por una vía sino que hay una infinidad de formas en las que la evolución se puede dar, habrá veces que la selección natural tenga que ver con la evolución, en otras los virus harán de las suyas, otras más serán por simbiogénesis, por autoorganización o por lo que se les ocurra, pensar en que para toda situación, evolución, origen de la vida u otra cosa sólo haya una manera de que pase se me hace muy tonto…

  2. Mi querido hijo espero que siempre tengas artículos tan interesantes como este, estoy muy orgullosa de tí, te quiero mucho feicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s