Nuestros Fieles Compañeros

Oh si, nuestros fieles compañeros, esos animales que nunca nos han abandonado, que dependen de nosotros, que a lo largo de nuestra vida y de la historia de la humanidad han estado siempre con nosotros, desde mucho antes de que pudiéramos ser considerados como Homo sapiens… -Espera, ¿antes de ser considerados Homo sapiens? ¿No hablábamos de los perros?- Pues resulta que no, los perros sólo han estado con nosotros, según hallazgos fósiles en el 2008, desde hace aproximadamente desde hace 31,700 años.

Hablamos de un minúsculo animal, que ha pasado desapercibido por muchos, pero que sin embargo, ha estado asociado a la especie humana y a sus antepasados desde hace muchísimos millones de años. Nos referimos sin duda alguna al ácaro Demodex folliculorum (Fig. 1), conocido también como ácaro del folículo piloso.

Fig. 1. Anatomía externa de D. folliculorum

Pero… ¿Quién es este pequeño compañero?

Es un ácaro parásito, perteneciente a la familia Demodicidae, de un tamaño menor a 0.4 mm de largo y de aspecto vermiforme (o séase, en forma de gusano)  que vive en nuestros folículos pilosos (Fig. 2), alimentándose de material secretado por nuestras glándulas sebáceas y células muertas. Presentan cuatro pares de patas cortas y anchas que terminan en un par de uñas. Sus quelíceros son como pequeños cuchillos que cortan las células epiteliales del folículo o células de las glándulas sebáceas para alimentarse de su contenido con ayuda de unas enzimas que se

Folículo donde se ve la parte trasera de varios D. folliculorum

Figura 2. Micrografía por microscopía electrónica de un folículo donde se ve la parte trasera de varios D. folliculorum

encuentran en su saliva. La abertura genital de la hembra se encuentra en la zona ventral, abajo del cuarto par de patas, pero el pene del macho se encuentra sobre la zona dorsal y dirigido hacia adelante, así que cuando un par de ácaros copulan el vientre de la hembra tiene que quedar sobre el dorso del macho.

A pesar de ser considerado un parásito, pues el obtiene de nosotros alimento y resguardo mientras que nosotros no recibimos ni las gracias, ha estado tanto tiempo asociado a nosotros que ya no presenta más una molestia para nosotros, a menos de que haya una sobrepoblación de estos ácaros, se presente una infección bacteriana que complique el asunto o se hospede en los párpados, donde puede causar inflamación, conjuntivitis o algún otra enfermedad.

¿Todos tenemos D. folliculorum viviendo a nuestras expensas?

Al parecer sí, existen varias estimaciones de la cantidad de humanos que contienen este parásito, yendo desde el 50% de la población mundial hasta extenderse por completo. Se ha estimado que hay una incidencia del 20% de adolescentes que presentan este parásito y un 100% en adultos y se ha visto que hay una mayor incidencia en personas de piel grasosa más que en personas con la piel reseca. Se ha visto que también se alojan en los pezones y se ha postulado la posible transmisión de nuestros fieles compañeros a los bebés durante la lactancia, a pocos días de ver la luz, sin embargo el medio de transmisión más fácil y famoso es el que se causa por contacto físico, cada que nos damos un beso en el cachete, o hay contacto entre la piel facial de dos personas. De una u otra forma, muy probablemente es que nunca estemos solos, y siempre tengamos la compañía de este pequeño y siempre fiel amiguito (Fig. 3).

D. folliculorum

Figura 3. Micrografía por microscopía electrónica denuestro fiel amiguito, D. folliculorum

Y a pesar de ser parásitos… ¿Nos ayudan o benefician de alguna manera?

Como había mencionado antes, a pesar de ser parásitos nuestros, no generan ninguna conducta destructiva o degenerativa  a nuestras personas, a menos de que incrementen en número o se complique la situación por una bacteria. Sin embargo, se ha visto que estimulan la actividad de las glándulas sebáceas favoreciendo la constitución grasosa de la piel y en personas mayores, retardan la formación de arrugas, que en personas de piel reseca, aparecen de manera más rápida.

Así que ya saben, si alguna vez se sienten solos y que ni su perro los quiere, recuerden que siempre tendrán muchísimos amigos muy unidos a ustedes, que aunque no puedan verlos, siempre estaránahí, pase lo que pase; o si quieren evitar esas molestas arrugas, o tener un cutis menos reseco intenten conseguir más de estos peculiares compañeros que por un poco de comida y hospedaje, no se verán negados a ayudarte.

 

Índice de imágenes (por orden de aparición):

– http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b8/PSM_V14_D529_Demodex_folliculorum_45%C2%B0.jpg

– http://blogueiros.axena.org/wp-content/uploads/2011/05/base-de-pelo-con-demodex-folliculorum.jpg#.UFTfXo3iY0g

– http://2.bp.blogspot.com/-eo9sTZed0Kk/T158ijLHdOI/AAAAAAAAAFI/cygEPZ5bB8Q/s1600/demodex_folliculorum.jpg#.UFTfXo3iY0g

Anuncios