Nacemos científicos

Les dejo un pedazo de una entrevista que se le hizo a Michio Kaku, físico y divulgador de la ciencia.

No puedo estar más de acuerdo con Michio. Cuando somos pequeños todas las cosas nos impresionan y nos preguntamos por qué pasan. Nos ponemos a jugar y experimentar con todo lo que vemos. ¿Quién no disfrutó hacer botar una pelota? ¿Quién no disfrutaba ver cómo volaban sus aviones de papel? ¿O quién no se quedó hipnotizado viendo cómo giraba un trompo? ¿Ver cómo se iba el agua al destapar una bañera?

Y es que la ciencia básicamente es eso. Es un juego de descubrimiento.

No son sólo un montón de fórmulas difíciles en un pizarrón. Los científicos tampoco son el típico loco despeinado que vive aislado en su laboratorio. Y los matemáticos no son personas que saben hacer cuentas rápidamente.

Tenemos esa impresión porque así nos lo enseñaron en la escuela. En cambio, nunca nos enseñaron a explotar nuestra curiosidad, nunca nos enseñaron a cuestionar el porqué de las cosas, ni tampoco nos enseñaron como buscar las respuestas. Lo que si nos enseñaron fue aplicar fórmulas y calcular áreas, que probablemente  nunca usaríamos en nuestra vida cotidiana.

Por suerte no todos los profesores son así. Yo tuve la suerte de tener un gran profesor de matemáticas en la secundaria, el profesor Moisés. Recuerdo que fue el primer profesor que nos ponía a resolver problemas matemáticos de verdad, donde para resolverlos necesitabas más ingenio que el conocimiento de muchas fórmulas sin sentido. Recuerdo que había clases que nos ponía juegos para pensar, como los sudokus (en esa época se empezaban a poner de moda). También fue él quien me insistió en participar en concursos de matemáticas, que definitivamente cambiaron mi vida. Probablemente es el profesor al que más le debo. Y probablemente gracias a él me volví a enamorar de la ciencia y hoy estoy estudiando física en la facultad de ciencias. n_n

Y ustedes ¿qué piensan?

¿Todavía conservan esa curiosidad que tenían de niños?

¿Hay algún profesor que les haya impregnado ese amor por las matemáticas o la ciencia?

O al contrario, ¿Tienen algún profesor que les haya aplastado ese amor por el descubrimiento?

¿Cómo creen que se deberían enseñar las matemáticas y la ciencia a los niños?

Anuncios

8 comentarios el “Nacemos científicos

  1. ¡Buenísima entrada!
    Estoy completamente de acuerdo en la “tecnocratizacion” de la ciencia en la educación infantil. Si no fuera por unos cuantos valientes profesores que se rebelan contra los desalmados planes de estudios, seríamos todos unos robots hechos para ser contadores.
    Queda en nosotros modificar esas tendencias educativas y fomentar el espíritu inquisitivo y científico de los que eduquemos en un futuro. 🙂

  2. muy buen post… y un tema de suma importancia… en mi caso logre mantener viva esa llama de la curiosidad durante toda esa etapa escolar, pero en mi hermano vi lo que le sucede a la mayoria… malos profesores y malos planes de estudios que difaman el buen nombre de las matemáticas, y en general, de la ciencia. Afortunadamente estoy logrando revertir el proceso y he logrado que mi hermano no solo les pierda miedo, sino que hasta se interese y diga “¿y porque no estudiar matemàticas?”. seria genial lograr eso para esos pequeñines en las primarias y secundarias, como dice Garma.

  3. ahh cuando escribes asi de verdad que me replanteo qué hago yo en letras?????¿ no habré sido un error?
    Mucho tiempo la ciencia me apasionó de esa manera; las matemáticas, los números, todo eso, luego simplemente no sé que paso… Pero a veces envidio ese amor que tienes por lo que estudias.
    Además para mi también Moy fue una gran inspiración. Extraño esos días de puros problemas, de juegos, sudokus y tantas risas!!!!
    Me encantó tu entrada.
    Te quiero Garmi =)

  4. Excelente! Es curioso porque casi lo mismo que dice Michio nos lo dijeron los científicos del TCJ 2009, y estoy completamente de acuerdo.

    Yo le debo mi curiosidad científica a 4 grandes personas que me han hecho interesarme por aprender:
    Mi padre.
    Mi abuelo (q.e.p.d.), autonombrado como “la enciclopedia de las cosas inútiles”.
    El profe Liberato, que aún da química en mi secundaria.
    La Dra. Elena Castro.

  5. Pingback: Mangueras de luz « Imperio de la Ciencia

  6. Recuerdo que casi todos los años que estudie la primaria y secundaria, los profes nos enseñaron a tenerle miedo a las matemáticas… por fortuna para mi, en la carrera me volví a enamorar de ellas, gracias a profesores de química (Julio Espinosa, Arturo Zentella y un prof de estadística Molina).

    Gracias a sus malas influencias, me he decidido a estudiar matemáticas… además me doy cuenta que la mayoría de las nuevas generaciones que entran a química tienen esa idea de que las matemáticas “hay que odiarlas porque no las entendemos”.

    Buen aporte… sigan así.

  7. Pingback: Pequeños gigantes « Imperio de la Ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s