Econofísica unida por la paz

Retomemos la entrada pasada donde hablamos un poco de algún problemilla económico (la Bolsa y sus comportamientos extraños que no se podían explicar con lo clásico) y cómo fue que los físicos entraron por un huequito en el área de la economía. Hoy empezaremos hablando de cómo fue que se empezó a jugar principalmente con esta nueva rama del conocimiento. La entrada será corta, por cierto.

Sigue leyendo

Una taza de confianza, dos cucharadas de empatía y una pizca de moralidad (Parte I)

@offtopic: Ya tenía ganas de escribir una entrada poderosa. Como me tocaba en lunes y coincidía con mi labo de orgánica, no tenía tiempo, pero ahora, se las debía de la entrada anterior (extremadamente chafa, estaba de vacaciones), y de la anterior a esa (decentona :/). Comenten, para saber que tan chafa quedó :3

__________________________________________________________________________________________________________________________

¿Existe alguna característica propia del ser humano? Si. Somos los únicos seres que desarrollamos sentimientos morales. Curiosamente, muchos de nosotros estamos obsesionados con la moral. Necesitamos saber por qué la gente se comporta como lo hace. Durante mi infancia siempre me obsesionó un poco eso, descubrir la razón por la que la gente actuaba como tal. Ahora que estudio química, sé el por qué. Meeh.

Oxitocina (¬.¬)

Esta molécula es una poderosa. En serio. Que Hitler, ni qué Mussolini, ni que ocho cuartos. Esta molécula es responsable que de las madres de los animales sientan ese “amor maternal”, y de que los animales toleren la infidelidad. En los humanos, a finales del siglo XX,  sólo se sabía que facilitaba el parto y la producción de leche materna, y que se produce al tener sexo :3… (Más sexo, más felicidad, pero eso es otro tema).

Leyendo por ahí, encontré a Paul Zak. Es un reconocido profesor de la Universidad de Claremont en California y uno de los principales impulsores de la neuroeconomía, un campo de estudio que combina la economía con la biología, la neurociencia y la psicología. ël encontró que la oxitocina es responsable de la moral de las personas. ¿Cómo?

A comienzos del 2000, demostró que los países con más gente confiable son más prósperos, con lo anterior, si se entendiera la química de la confiablidad, la pobreza sería aliviada. Pero no, no llegó a preguntar a la gente: “¿Eres confiable?”. Su experimento fue así: Convocó a algunas personas y les pagó US$10 por participar en un experimento cualquiera. Después, los asignó en pares por medio de una computadora. A uno de ellos le dan el mensaje: “¿Quieres reasignar parte de los US$10 que ganaste por estar aquí y enviárselo a otra persona (que desconoces) del laboratorio?”. Después, a esa otra persona le llega la cantidad pero triplicada, con el mensaje “La persona X te mandó esta cantidad de dinero. ¿Quieres quedarte con todo, o devolverle algo en compensación?”.

Esta medio raro el experimento, ¿no?. Pero bueno. Los economistas descubrieron que cuando la persona X le daba dinero a Y, le depositaba su confianza, y que cuando Y le devolvía dinero a X, le mostraba su confiabilidad. Los resultados fueron que el 90% de X’s decidían enviar algo, y que el 95% de Y’s devolvían algo. Más curioso aún, mientras más dinero recibía la segunda persona, más oxitocina se generaba en su cerebro, y cuanta más oxitocina generaba, más dinero devolvía. Así que sí, hay una química de la confiabilidad. Para reforzar los resultados de este experimento, hizo otro: puso una cantidad de personas con dos inhaladores: uno con placebo, y otro con oxitocina, y se les pidió inhalar alguno de ellos. Los expuestos a oxitocina mostraron más confianza, concluyendo que la oxitocina es la molécula de la confianza.

Bueno, ya se supo que era la molécula de la confianza, pero ¿es la molécula moral?. Posteriores experimentos de Zak demostraron que la infusión de oxitocina aumentaba la generosidad en transferencias de dinero en un 80%, y la generosidad caritativa en un 50%. Demostró que la oxitocina aumentaba (no farmacológicamente) con los masajes, el baile, y los rezos de cualquier religión.

¿Qué se siente cuando la oxitocina inunda el cerebro? Zak hizo un experimento donde las personas veían un video: en él, aparecía un padre y su hijo de cuatro años con cáncer cerebral terminal. Se les midió la oxitocina antes y después del experimento, observando que había una aumento de oxitocina (aumento de empatía). La empatía es un sentimiento que nos conecta con otras personas, nos hace ayudar a otros. La empatía nos hace seres morales.

D:

Lo anterior no es taaaan nuevo. El de la izquierda, un filósofo/economista llamado Adam Smith, escribió un libro en 1759 llamado “Teoría de los sentimientos morales”. En este libro, Smith sostiene que somo seres morales, no por razones impuestas, sino por convicción. Que somos seres sociales, y por eso compartimos las emociones de otros. Así, si hago algo que te haga daño, siento dolor. Por eso “trato de evitarlo”. Si hago algo que te haga feliz, comparto tu alegría. Por eso “trato de hacerlo”. Este mismo Adam Smith después escribiría un libro, 17 años después, llamado “La riqueza de las naciones”, el primer libro de economía (@offtopic: Yo aprendí de Adam Smith por un jueguito de PC llamado Civilization) .

Como el blog no me dejó poner más, la siguiente entrada seguiré con la neuroeconomía y la oxitocina. Comenten! ¬.¬’!