Masacre lunar

Hoy haremos un pequeño paréntesis y hablaremos de un evento que sucedió hace mucho en el sistema solar: el intenso bombardeo tardío. Más que nada se trata de una teoría, prácticamente nueva que intenta explicar algunas cosas que se descubrieron al llegar el hombre a la Luna y poder traer rocas lunares.

La última misión Apolo llevo un geólogo a la Luna (Harrison Schmidt) para traer a la Tierra varias rocas lunares y así poder investigar un poco más composición, compararon con rocas de la Tierra e incluso con meteoritos encontrados aquí. Cuando las examinaron se encontraron con un dato interesante: las rocas tenían una edad de aproximadamente 3800 a 4100 millones de años. La edad de la Luna es aproximadamente igual a ¡4.527 mil millones de años! ¿Por qué aparecen rocas más jóvenes que la Luna? Algunos científicos propusieron lo que se llamo cataclismo lunar, pero ¿por qué la Luna sería tan importante para sólo impactar a ella? No, el evento debió ser para todo el sistema solar.

Harrison Schmidt tomando muestras lunares

Además, en la composición de estas rocas, se llego a la conclusión de que uno de cada mil meteoritos que impactan a la Tierra, son de origen lunar, la mayoría procede del cinturón de asteroides. También se encontró que los meteoritos procedían del mismo período, el cual se empezó a llamar intenso bombardeo tardío (LHB por sus siglas en inglés Late Heavy Bombardment.)

La teoría tuvo varios detractores, sobre todo porque las misiones no abarcaron demasiado territorio lunar, no se había llegado a la cara oculta y sólo había 6 misiones que trajeron rocas. Era mucho suponer algo de semejante tamaño. Esperen, no les he contado en que consiste, vaya error.

Se denomino período de intenso bombardeo, porque en verdad fue tarde. Cuando empezó la formación del sistema solar, había demasiados “planetesimales” que chocaban frecuentemente entre sí y golpeaban a los pequeños planetas que se estaban formando. Pero eso fue al principio del sistema solar. Después vino un segundo ataque por parte de rocas que impactaban sobre lo que se les atravesará, y esta sucedió cuando los planetas ya estaban formados y esos “planetesimales” ya no existían.

Poco a poco la teoría fue ganando adeptos. Cuando se compararon las muestras traídas con algunos meteoritos lunares, se encontró que se parecían demasiado y las edades también eran muy parecidas… Sin embargo las rocas lunares se compararon con meteoritos lunares, así que ¿por qué no iban a parecerse?

Meteorito lunar encontrado en la Antártida.

Algo muy interesante que se encontró al analizar las propias rocas terrestres, es que ninguna pasa de 3800 millones de años, eso quiere decir que las primeras rocas sólidas que existen datan de esas edades, sin embargo, debido a la temperatura con la que se formo, y su edad (4.550 mil millones de años) ¿cómo era posible que hasta mucho tiempo después se tuviera roca sólida? ¿Acaso tardo tanto en enfriarse? Y más aún, ¿por qué las rocas datan de aproximadamente el mismo período que datan las rocas lunares?

Considerando la LHB, podemos suponer que los impactos fueron tan salvajes que terminaron con la corteza que se tenía en esos momentos, haciendo que corteza nueva se formará. Incluso se calcula que se formaron cráteres de 1000 km de diámetro y algunos hasta de ¡5000! Imaginen el espectáculo.

Imaginemos por un momento que sucedió este bombardeo. ¿Cómo y qué lo inicio? Pues son de las preguntas interesantes que se intentan responder, y aún sin resultados muy satisfactorios, aunque sí muy buenos. Una de las hipótesis es que antes existía un planeta entre el cinturón y Marte al cual llamaron el planeta V. Haciendo simulaciones por computadora, pudieron encontrar que, de haber existido el planeta, su órbita serías demasiado inestable, debido a la interacción gravitatoria de los planetas interiores, haciendo que 4000 millones de años atrás, el planeta pasará casi casi por encima del cinturón de asteroides, haciendo que “cayeran” sobre los planetas interiores. El futuro del planeta V se vería truncado porque impacto al Sol y murió.

Hay otro modelo por computadora. Plantea que en algún momento las órbitas de Júpiter y Saturno eran tales que había muchos tirones gravitacionales. Una forma de los tirones podría hacer unas órbitas muy estables para ambos planetas, incluso para algunos más, pero puede también suceder lo contrario, los tirones actuaron de tal forma que empujaron a los asteroides del cinturón, cosa que puede explicar el LHB.

Las dos hipótesis son muy interesantes, pero no será hasta una exploración mayor des sistema solar en que tengamos la respuesta.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s