Cratones, los libros de Historia más antiguos en la Tierra.

Hoy murió un gran historiador, Eric Hobsbawm, y aunque la historia de la que él habla es más reciente (con humanos, ay mamá) de la que a mi más me gusta estudiar, me sentí inspirada para contarles un poco del estudio de la Historia antigua del planeta.

La palabra Historia nos remite siempre a guerras, descubrimientos, inventos, y varias cosas más que podría apostar que todo involucra humanos. Sin embargo, el tiempo que ha vivido la especie humana en la Tierra es insignificante a comparación de su edad. Han nacido y desaparecido millones de especies de organismos diferentes a las que conocemos, han sucedido erupciones volcánicas tan grandes como Siberia, han existido mares de ácidos, entre otras muchas cosas que si no fuera gracias a ciertas rocas antiguas, no se podrían saber.

Sabemos, gracias a técnicas muy sofisticadas de medición que, la edad de la Tierra es de  4500 millones de años. Si nos ponemos a pensar, las líneas de evolución de los chimpancés y los humanos se separó entre hace 5 y 7 millones de años. Haciendo las cuentas, ¡existen aproximadamente 4493 millones de años que organismos parecidos a nosotros no pudieron ver! Suponiendo que nuestros parientes más lejanos pudieron ver ese pequeño pedacito de historia del planeta, las primeras pinturas rupestres son de hace 40 000 años, una cantidad insignificante de tiempo a comparación de la edad de la Tierra. Aún teniendo esas pinturas, nos hablan muy poco de la Geología y evolución del planeta.

Pintura rupestre de hace 40 000 años en Valencia, España.

Debido a que no tenemos los suficientes antepasados homínidos con edad e intelecto suficiente para hacer libros, diagramas, canciones o cualquier otro medio de información sobre la historia de la Tierra, recurrimos a un recurso bellísimo; las rocas.

Como les conté en Tectónica de placas, las rocas del planeta se encuentran todo el tiempo reciclándose; placas tectónicas subduciendo unas debajo de otras generando nuevas rocas volcánicas o fluyendo fresquecitas en las dorsales como banda de supermercado, por descompresión. Aunque este proceso recicla gran parte de las rocas, hay placas tectónicas  con diferentes características que moderan su comportamiento dinámico. Retomando otra entrada anterior Flotamos sobre un sólido que es más como un fluido. El manto Terrestre. (perdón por tanto hipervínculo a entradas antiguas, pero si no serían entradas kilométricas) Existen las placas tectónicas continentales y las oceánicas. En aquella ocasión les conté que las placas tectónicas oceánicas y las continentales son muy distintas, las oceánicas son jóvenes, densas y “calientes”; mientras que las continentales son viejas, menos densas y “frías”. Lo anterior es lo que permite que las placas oceánicas subduzcan debajo de las continentales.

Las placas tectónicas han cambiado muchísimo durante la historia del planeta, se han roto, se han deformado, se han generado volcanes en su superficie… varias series de fenómenos que pueden reciclar las rocas antiguas o cambiar su composición. Sin embargo, existen ciertas masas rocosas continentales llamados Cratones en los que aún existen rocas increíblemente antiguas.

Mapa de cratones del mundo. Mientras más oscuro es el color rosa, más antiguo es el cratón.

Los cratones generalmente conforman la parte estable de los continentes de más de 600 millones de años o más, son regiones aplanadas antiguas. Generalmente, los cratones son la base de antiguas fajas orogénicas, o cadenas montañosas. Es decir, aunque actualmente vemos grandes llanos de bajo relieve, en la antiguedad éstos solían ser cadenas montañosas. El movimiento de las placas tectónicas ha hecho que con el tiempo estas se eleven. Al elevarse, el agua, el aire, fragmentan y descomponen la parte superior de las montañas, dejando al descubierto estas rocas antiguas.

Existen tres grandes tipos distintos de rocas: Ígneas (rocas que se forman por volcanes o por procesos relacionados con el interior de la Tierra), Sedimentarias (Rocas que se forman a partir de pequeños fragmentos de otras rocas o por la precipitación de “sales” disueltas en agua) y Metamórficas (cualquiera de los otros dos tipos de roca que por ser muy viejas o por estar a altas profundidades o altas presiones, se deforman o cambian su composición).

Desafortunadamente, las rocas de los cratones no conservan completamente su composición original, es decir, son rocas con algún grado de metamorfismo. Lo malo de haber pasado por este cambio, es que no siempre nos indica algún proceso en la Tierra de una edad específica, sino que puede ser de la edad de su formación, o de la edad de su deformación.

Después de tener tantos “peros” para saber más de la Historia de la Tierra gracias a las rocas antiguas de los cratones, debo decir que existen ciertos minerales que tienen elementos que no suelen cambiar su estructura a pesar de procesos metamórficos o erosivos, como el maravilloso Zircón. Éste se forma en rocas provenientes de volcanes, y es el mineral más viejito que se ha formado en la Tierra hasta ahora conocido 4 400 millones de años (mucho más viejo que el primer historiador de la Tierra).

Imagen al microscopio de un cristal de Zircón.

El Zircón puede quedarse en la roca ígnea en la que se formó, aunque también puede viajar en sedimentos por ríos, corrientes de vientos, dar tantos paseos por el mundo como sus tantos millones de años de vida se lo permitan y suele conservar su configuración química. Este mineral ha ayudado a fechar las rocas más antiguas del planeta, a estimar la edad de la Tierra (aunque no es precisamente este mineral quien nos da la fecha exacta).

Así que la combinación ganadora es encontrar estos minerales embebidos en rocas cratónicas, para poder saber de forma más precisa, qué tanto pasó hace tantos millones de años. Una de las más grandes preguntas por ejemplo es ¿En qué edad se formó la tectónica de placas? ¿cómo se diferenció la Corteza Terrestre del manto? ¿Cómo eran los primeros volcanes de la Tierra? ¿Cómo eran las primeras formas de vida en la Tierra?

Existen procesos que no se puede saber a ciencia cierta como fueron porque no pasan así ahorita, por ejemplo, en la antigüedad, la Tierra era muchísimo más caliente y las rocas volcánicas antiguas no eran como las actuales. Gracias a ciertas rocas antiguas en los cratones se puede estimar como fue que comenzó todo ese proceso dinámico que llevó a lo que conocemos hoy como Tectónica de placas.

Así que, espero te haya gustado conocer nuevas formas de libros de historia, no hechas por humanos, que también forman parte de la Historia desde un punto de vista menos antropocéntrico.

:)

About these ads

10 comentarios el “Cratones, los libros de Historia más antiguos en la Tierra.

    • Aw, qué bonito saber que te asomaste a leer esto. ¡No! ¡Padrísimo! Sueño con verlos pronto :’) una vez vi uno cuando las prácticas de Lucy Mora, pero de a rápido porque iban miles de personas y no me dejaron ponerle los nicoles cruzados. :(

  1. Pingback: Meteoritos | Imperio de la Ciencia

  2. Hola soy Luis Angel y estudio Ingeniería Geológica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Perú. Y dejame decirte que tu publicacion me encantó habla de manera muy clara y didactica acerca de nuestra historia Geologica.. espero sigas publicando cosas tan interesantes.. Exitos..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s