Pasión al aire

¡Hola de nuevo, Imperio! Soy Carlos, el estudiante veinteañero de Ingeniería Biomédica. Como les hablé en el primer artículo en el que colaboré, podrían esperar artículos (que espero que les resulten entretenidos y enriquecedores) sobre biomedicina y música. El primero fue de lo primero, así que el segundo es de lo segundo… y hasta del primero. =)

Existimos muchísimas personas totalmente adictas a la música. A la buena música, claro. ¿A ti qué te gusta? ¿El rock, el metal, el pop, disco, rap, hip-hop o qué?. En general, sea lo que sea que escuches, si eres apasionado estoy seguro que más de una vez has imaginado que estás en un concierto multitudinario, tocando junto con tu banda favorita, el sólo de guitarra más difícil de la canción que más te emociona. En mi caso, en ocasiones me convierto en Kirk Hammet tocando el solo de Creeping Death o en James Hetfield dándole a Orion.

Si te ha pasado, no hay por qué preocuparse. Esa acción es muy común ya que es una respuesta natural al seguir el ritmo de lo que estamos escuchando. No obstante, siendo fan es más que eso (las conexiones cerebrales y la liberación de neurotransmisores excitatorios se vuelven más altos). Pero si encima sabes tocar ese instrumento que juegas a tocar al aire, la sensación se maximiza no sólo por la emoción sino por el conocimiento.

Pues bien, esta acción en un futuro podría dejar de ser sólo una muestra de tu pasión por la música y su ejecución, pues se han estando realizando estudios que permitirían tocar la guitarra sólo moviendo las manos, sin asir el instrumento. De las ideas que los ingenieros han aportado, la más viable es la que han contribuido Richard Helmer y sus colaboradores australianos. De manera inverosímil, la guitarra intangible podría ser producida por medio de textiles, en la ropa.

Dicho aditamento sería lavable y funcionaría de una manera singular. Detectaría los movimientos musicales mediante sensores en las mangas y los codos. En el brazo derecho para dar el ritmo del rasgueo de la guitarra y en el izquierdo tendría captores de movimiento extra para los dedos, que son los que hacen los acordes y toda la variedad de armónicos.  Toda la información de la posición (variante con el tiempo, claro está) sería interpretada por una computadora (a la que se conecta vía inalámbrica) para la generación del audio. Estos sonidos serían congregados en mp3 para su posterior audición. ¿Interesante, no?

Además, se ha encontrado que es posible modificar el software para requisitos particulares, el equipo también ha adaptado la tecnología para hacer un tamborín y un güiro para tocar en el aire. Es decir, podría ir más allá de los instrumentos de cuerda para incursionar en el terreno de los instrumentos de percusión. ¿Qué tal para los que se la pasan en clases soñando con tocar la batería con dos plumas?

Otras ventajas de la guitarra mágica es el hecho de que se adapta para personas tanto diestras como zurdas. Y lo mejor es que puede tomarla cualquier persona. No importa si careces de habilidades para poderla ejecutar. Al contrario, se piensa que sería también una muy buena forma para que gente sin conocimiento musical pudiera iniciarse. Bien dice Helmer: “Es un instrumento virtual fácil de usar que permite hacer música en tiempo real, incluso a intérpretes sin habilidades musicales o informáticas significativas”.

El líder de la investigación dice que el desarrollo de WIS requirió de la intensa colaboración de investigadores con habilidades de alto nivel en computación, química, electrónica, composición musical y fabricación de textiles. Así que si, como yo, tienes relación directa con estas disciplinas y además eres asiduo de la  música, podría interesarte seguir trabajando en proyectos de esta naturaleza.

Para finalizar, lo más prometedor de la guitarra al aire es toda la gama de aplicaciones que se le podrían dar a su tecnología. Encuentro inspirador su posible adaptación como sensor fisiológico. Esto es, el tratamiento de muchas de las enfermedades que requieren estricto y continuo control podría ser socorrido por tecnologías similares, no invasivas, que contaran con sensores de movimiento en el flujo sanguíneo o de la concentración de solutos en la sangre. Así, podría resultar de interés para padecimientos como la diabetes (donde los niveles de glucosa son cruciales) o en tratamientos hormonales donde es fundamental la cantidad de solutos presentados. Imagina lo que sería tener este tipo de detectores que además de no invadir, resultan cómodos para los pacientes y eficaces en el control de la enfermedad para mejorar las condiciones de vida. Incita  pues, a idear nuevas formas de tecnologías existentes en áreas lejanas (como la música, el diseño, la arquitectura, etc…) para tomarlas como atajos para desarrollos médicos y de la salud. Es decir, incita a que tú y muchos investigadores en el mundo, se introduzcan en la Ingeniería Biomédica, que es a lo que próximamente me dedicaré. =)

Eso es todo por ahora, espero sus valiosos comentarios y hasta la próxima :D

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s