Exploración marciana

Después de un muy largo tiempo, traemos de vuelta el sistema solar, y como se los prometí en una entrada ya muy vieja, hoy veremos la exploración de marte, un poco de su geografía y de un evento fantástico que sucederá el domingo para amanecer lunes: la llegada de Curiosity a Marte, donde colabora el Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM principalmente con Rafael Navarro González, investigador en el Instituto.

Empecemos por el comienzo, la exploración y las primeras sondas que se mandaron. Recordando un poco de la Luna, la carrera espacial entre EU y la Unión Sovietica por ser los primeros en llegar a la Luna fue fuerte. La URSS mando la primera sonda al espacio pero EU logro posar un humano en la superficie lunar, después de ello siguieron nuestros vecinos planetas: Venus y Marte. Se comenzó con Venus y la URSS logro impactar una sonda en el planeta que nos dio información. Pero casi al mismo tiempo se realizaba la carrera por Marte.

Al principio, todo era un desastre, se perdieron sondas al salir de la Tierra, otras casi al llegar, tanto que ya se hablaba de una maldición. Sin embargo en 1965, la sonda estadounidense, Mariner 4 llegó a Marte y tomó las primeras fotografías del planeta.

Mariner 4.

Superficie marciana (primera imagen)

Después de eso, los dos países comenzaron a mandar y mandar más sondas, sin embargo 1 de cada 3 sobrevivía. A finales de los 60, con las sondas mandadas, se sabía demasiado de la superficie del planeta como se puede saber de las sondas (las sondas no tocaban la superficie, así que solo mandaban fotos sin pisar suelo)

El siguiente paso evidente: posarse sobre la superficie. Y aquí ganó mano la URSS, pero fue una victoria sin sabor a victoria… Marte 2 y Marte 3 tocaron suelo, pero la primera dejo de funcionar en cuanto toco la superficie y la segunda funcionó por 20 segundos, tiempo para tomar una foto y mandarla… incompleta.

Foto incompleta

Estados Unidos no se quedaría atrás, y en 1975 lanzaron las sondas Viking 1 y Viking 2, con módulos de descenso. El mismo día en que se posaron, comenzaron a tomar fotos y mandarlas. Una de las mejores es esta:

Viking 2

Con estas sondas se obtuvo toda la información de la entrada pasada. Después de mandar sondas y posarse en la superficie, lo que seguía era tener satélites que orbiten en el planeta. Como adelante en la anterior entrada, se mandó la sonda Mars Global Surveyor en 1997 que mandó datos hasta que en 2006 se perdió comunicación con ella. Esta sonda daba una vuelta al planeta cada dos horas.  También mandó imágenes impactantes de su relieve, donde nos da una idea de que en un momento existió agua erosionando la roca. También nos mostraba relieves muy parecidos a los que se ven en la Tierra, y algo muy interesante, nos mostró que el relieve era cambiante.

Mapa cambiante

Una de las cosas interesantes que obtuvo fue un mapa topográfico:

Mapa topográfico

Podemos ver algo interesante, el relieve del sur y el norte es muy diferente (norte azul y sur naranja). Como pueden ver el norte es más plano, sin cráteres ni elevaciones muy altas, y el sur es muy abrupto, mucho de cráteres y elevaciones. Durante mucho tiempo se ha intentado explicar el porqué de esta diferencia tan notoria. Hay tres hipótesis principales: la primera que hubo una convección desigual entre los dos hemisferios, mientras el planeta era geológicamente activo, mientras que el norte era predomínate en el movimiento ascendente del magma, el sur lo era descendente; el otro era cosa de probabilidad, que dice que por impactos de meteoritos, sobretodo en la parte norte, formando así un cráter muuuuuy grande; por último y la que tiene más adeptos, en vez de múltiples impactos, proponen que fue uno sólo descomunalmente grande.

Veamos que tan buenos son en ubicación con estos mapas. En las coordenadas (45ºN, 147ºE) se puede observar uno de los grandes volcanes marcianos: Elysiumn Mons. Se eleva hasta 14 km de la superficie y su caldera tiene también 14 km de diámetro, sin embargo no es el más grande. Por cierto, el punto está en la parte superior derecha.

Vamos ahora al cráter más grande (con sólo ver el mapa se localiza). Se llama Hellas Planitia (43ºS, 70ºE) tiene un diámetro de 2300 km y una profundidad de 9 km. Y eso es lo más interesante, su profundidad, ya que en el punto más bajo, la presión atmosférica es de 1155 pascales, ideal para lo más importante en la vida: agua líquida. Con la exploración (más adelante hablamos del MRO), se llegó a que es probable que dentro exista agua en forma de hielo. Así que esa gran mancha azul en el mapa es importante en Marte.

Vayamos a otro cráter, (50ºS, 316ºE) llamado Argyre Planitia, el segundo más grande, y de un color verde muy bonito en el mapa. Arribita de él está una estructura impresionante: Valles Marineris (14ºS, 301ºE). La imagen desde satélite es impresionante. Se trata de un largo sistema de cañones. Valles Marineris tiene más de 4 000 km de longitud, hasta 200 km de anchura y 7 km de profundidad máxima. Para que se hagan una idea, el Cañón de Colorado es una séptima parte de este cañón.

Valles Marineris

Ahora vamos a la montaña más alta, no sólo del planeta sino de todo el sistema solar: Olympus Mons (18ºN, 227ºE). Se eleva 27 km de la superficie. El Everest se eleva apenas 8.84 km. Su pendiente no es muy inclinada, llegar a ella no nos costaría más trabajo que el esfuerzo (no hay que escalar ni nada por el estilo). Su caldera es de 30 km de diámetro.

Olympus Mons

Como pueden ver, MGS sirvió muchísimo sobre todo para comprender un poco el relieve a gran escala de Marte. Un mes después, se envió Mars Pathfinder, que la idea era, aparte de llegar a la superficie, explorarla (las viking eran inmóviles). MP tenía un pequeño módulo móvil, llamado Sojourner, que tomaba fotos panorámicas, una de las mejores:

Lo más interesante que mandó fue: el clima fue más cálido y húmedo y la atmósfera era más densa con agua líquida sobre su superficie.

Después de MP llego de nuevo la maldición, las sondas enviadas se destruían, o no llegaban. En 2001 la sonda Mars Odyssey se puso en órbita, y sigue allí, sin embargo no llevaba cámara para enviar fotos. Pero mando información: a poca distancia debajo de la superficie existe agua en forma de hielo.

Después de MP en 2003 se mandó la sonda Mars Exploration Rover, misión doble, con dos módulos móviles, Spirit y Opportunity, y la idea de estas misiones era prácticamente la misma de MP, sin embargo, la tecnología mejoro, tanto su software como su estructura y demás. Pero había también algo interesante en esta misión, investigar la geología y la seguridad de que en verdad existió agua, el efecto sobre la superficie, y por qué no, vida bacteriana.

Lo que se envió eran cosas sospechadas, existió agua, y de hecho se encontró jarosita y goethita, minerales que se forman únicamente con agua.

La foto que mostramos en la primera entrada, del atardecer, fue tomada por los dos, y la pondré de nuevo porque es espectacular.

Atardecer

¿Han visto un eclipse lunar en la Tierra? Espero no les decepcione este:

Eclipse de Fobos

Después de esta misión doble, siguió Mars Reconnaisance Orbiter, y lo que obtuvo es… fantástico. Esta parte espero que la disfruten tanto como yo. Lo interesante de esta sonda es su cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) el telescopio óptico más grande fuera del planeta hasta ese momento. Lo que vemos ahora son fotos mandadas por la sonda.

Arena balsática,

Barrancos de tierra rojiza

Hondonada, quizá causado por agua

Rocas probablemente de origen volcánico

La Tierra y la Luna desde Marte… Espectacular

La Mars Express Orbiter, europea (2009), mando información más interesante: en los polos, el hielo está conformado por 85% CO2 y 15% H2O, confirmó la existencia de metano en la superficie, así como amoniaco, y la importancia radica en que radica este descubrimiento es que es posible que existan bacterias, ya que son las bacterias las que liberan estas sustancias en su metabolismo. No es tan espectacular como la HiRISE, pero la información es quizá tan espectacular como las fotos enviadas.

Después de ella llego la misión Phoenix, que de nuevo, verifico la existencia de agua en el subsuelo marciano, y unos análisis químicos de la superficie, llegando a la conclusión de que es muy parecida a la de la Tierra.

Y por último se tiene a la Mars Science Laboratory (Curiosity), que esperemos llegue viva y sana el próximo domingo para amanecer lunes. Es una misión al igual que la MRE que dejará un módulo móvil para explorar y analizar la superficie marciana. Sus objetivos son increíbles: determinar si alguna vez existió vida, tanto pasada como presente, estudiar a más detalle su clima, determinar a más detalle su geología, y la preparación de llegada humana al planeta.

El módulo móvil será mejor en todos aspectos a sus generaciones anteriores, y se tiene una gran esperanza en esta misión. Como se mencionó al principio,  un mexicano está participando en este gran proyecto, Rafael Navarro González, investigador en el Instituto de Ciencias Nucleares, vigilando el amartizaje desde el cuarto control de la NASA.

Rafael Navarro

Una tarea realmente difícil será este proceso de amartizaje, porque no se hará de manera convencional, pero dejaré que mejores personas se los expliquen

Este último video es una animación.

Y con esto llegamos al fin de esta extensa, pero, a mi parecer, muy emocionante entrada, espero la hayan disfrutado tanto como yo.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s