El pino de los tontos… Y los no tan tontos

Seguramente todos han visto esta planta y no saben de quién se trata, es probable que hasta la hayan llamado ‘pino’ sin saber que no lo era, estoy hablando ni más ni menos que de Casuarina equisetifolia, también conocida como el pino de los tontos.

Fig. 1. Casuarina equisetifolia, ejemplar adulto.

C. equisetifolia es nativa de Australia y tiene una distribución natural extensa, que comprende desde las proximidades del trópico de Capricornio, en Australia, hasta el trópico de Cáncer, en Bangladesh.

Es originaria de regiones con 2,500 mm o más de lluvia anual, pero se adapta a climas secos con menos de 1,000 mm. Las temperaturas medias en su área de distribución natural oscilan entre 20 y 26°C.

Es importante que aclarar que esta planta no es un pino como muchas veces hemos pensado, hay muchas características que definitivamente no la ubican dentro del género Pinus, la más importante es que los pinos son gimnospermas (plantas que producen semillas en estróbilos o conos) y la C. equisetifolia es una angiosperma, es decir una planta que produce flores y frutos.

¡Pero cómo, Daniel, yo nunca he visto flores ni frutos en mi Casuarina! Pues eso es porque las flores de esta planta son diminutas y se presentan en pequeñas inflorescencias (conjunto de flores dispuestas sobre un eje) de alrededor de 1 cm de largo y sus frutos son nada más y nada menos que sus piñas (infrutescencias).

Fig. 2. Inflorescencias de C. equisetifolia. Inflorescencia femenina (izquierda) e inflorescencia masculina (derecha).

Fig. 3. En orden, infrutescencia madura y en formación.

Hay que recordar que no todos los frutos de las plantas con flor son jugosos y apetecibles como los del manzano, el naranjo o el durazno, en C. equisetifolia los frutos son secos y dehiscentes (que dispersan las semillas a través de la apertura del fruto). Esta planta posee muchas características que son parecidas a las de los pinos, en biología nosotros llamamos a esto ‘convergencias evolutivas’ y  sucede en organismos que están lejanamente emparentados evolutivamente pero que desarrollan caracteres morfológicos muy similares, por ejemplo:

Aparentemente C. equisetifolia presenta hojas aciculares (en forma de agujas) igual que los pinos, pero éstas no son más que ramas fotosintéticas, sus verdaderas hojas son diminutas y no poseen cloroplastos, esto es otra convergencia evolutiva con un grupo aún más lejano que las gimnospermas, los equisetos (Equisetum), de ahí que el epíteto específico sea equisetifolia, hojas de equiseto.

Fig. 4. Convergencia evolutiva entre las hojas de C. equisetifolia (izquierda) y Equisetum spp. (derecha).

Una vez que las flores de la Casuarina son fertilizadas, y comienza la formación de semillas, la flor comienza a transformarse en un fruto el cual al llegar a la madurez se lignifica y da la apariencia de un cono como en los pinos y otras gimnospermas.

La tercera característica y quizá sea la más interesante, es que las semillas de esta planta, en algún momento de su crecimiento desarrollan una ala parecida a la de las semillas de los pinos; en ambos casos las alas permiten un mayor desplazamiento en la durante dispersión de las semillas.

Fig. 5. Semillas de C. equisetifolia. La parte más prominente es el ala.

Esta especie se encuentra ampliamente distribuida de manera cultivada, es realmente común encontrárnosla en los parques, en las calles e incluso en los patios de las casas, pero ¿qué la hace tan atractiva? Bueno, la C. equisetifolia es realmente un estuche de monerías, resulta que es un excelente candidato para la reforestación rural y urbana en el área de los trópicos, porque fija nitrógeno atmosférico en simbiosis con una bacteria del género Frankia y porque es un árbol de crecimiento rápido (crece casi un metro al año); además es una especie que vive en simbiosis micorrícicas con hongos del género Glomus que le permite incrementar su capacidad de captación de nitrógeno (Valdés et al. 2004).

Es una planta que no demanda grandes cuidados ni requerimientos de cultivo, no necesita mucha agua para sobrevivir ya que se adapta bien a lugares sin mucha precipitación y soporta temperaturas relativamente altas. Un factor importante que ha permitido su plantación en las ciudades es que sus raíces no afectan el pavimento.

Esta planta es potencialmente utilizable para la regeneración de suelos pues provee al suelo P, Ca, K y Mg, en altas cantidades en comparación con otras especies (Suárez et al. 2009).

En ciertas partes del mundo, la madera de esta planta se emplea en construcciones rurales, mástiles de embarcaciones, leña y carbón de excelente calidad, con las astillas se obtienen tableros de madera aglomerada y traviesas de ferrocarril (Betancourt et al. 1987).

También se ha encontrado que la madera de Casuarina equisetifolia puede funcionar como una alternativa para la extracción de pulpa para la fabricación de papel ya que sus fibras poseen características particulares que permiten la fabricación de papel de alta calidad (Villaseñor et al. 2000).

Como ven, la Casuarina equisetifolia es una planta arborescente que aunque común es muy noble y posee muchas características que podrían se explotables de manera industrial, al ser una especie común podría ser una alternativa que detuviera la sobreexplotación de las áreas naturales. Todo esto hace a la Casuarina el pino de los inteligentes.

REFERENCIAS

Betancourt A. 1987. Silvicultura especial de árboles maderables tropicales. Editorial Científico-Técnica. La Habana, Cuba. 112 p.

Villaseñor-Araiza J.; Rutiaga-Quiñones J. 2000. La madera de Casuarina equisetifolia L., Química e índices de calidad de la pulpa. Madera y Bosques, año/vol. 6, número 001. Instituto de Ecología A.C. Xalapa, México. pp. 29-40.

Valdés M.; Cayetano R.; Leyva M.; Camacho A. 2004. Promoción del crecimiento en vivero de Casuarina equisetifolia (L.) por microorganismos simbiontes. TERRA Latinoamericana. Universidad Autónoma Chapingo. México. Vol. 22, Núm. 2, abril-junio. pp. 207-215

Suárez A.; Equihua M. 2009. Rehabilitación de algunas propiedades químicas de los suelos y del bosque de niebla en Veracruz, México con ensambles experimentales de leñosas nativas y Casuarina equisetifolia L, Amoen. Interciencia, Vol. 34, Núm. 7, julio. Asociación Interciencia, Venezuela. pp. 471-478.

 

About these ads

Un comentario el “El pino de los tontos… Y los no tan tontos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s