Los Lavoisier: los padres de la química moderna

Es muy conocido el refrán: “Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer” y en la química, no es la excepción.

Es muy común que las ciencias o ramas de una disciplina exista un científico, quien es un parteaguas y se le considere como el padre o fundador.

Lo que es extraño es que exista un “padre y una madre” y la química los tiene: Los Lavoisier. Ya había insinuado algo en una entrada anterior (¡Extra! ¡Extra! ¡Entrevista exclusiva para el Imperio de la Ciencia!) y he decidido entrar más en detalle.

Marie Anne Pierrette Paulze, futura madre de la química

Marie nació el 20 de Enero de 1758, sus padres pertenecían a la élite adinerada en Francia. Su padre, Jacques Paulze, era miembro de la Ferme Générale. En 1761 su madre fallece y es recluida en un convento. En ese tiempo  no era tan malo, porque los monasterios y conventos eran excelentes lugares para la educación, ya que tenían a su disposición gran cantidad de material literario.

En 1771, Marie regresó a su casa debido a que se había arreglado un matrimonio con el Conde de Amerval, señor de 50 años hermano de la Baronesa de la Garde. Obviamente el Conde se encontraba en graves problemas financieros, y para solucionarlo le pidió ayuda a su hermana. La baronesa manipuló a Abbe Terray, supervisor de Jacques Paulze, quién lo presionó para que aceptara el matrimonio de su hija con el conde.

Pero Marie no esta de acuerdo, y su padre respeto su decisión. Con las posibles repercusiones que lo anterior podría acarrear, Paulze se apresuró a buscar un mejor partido para su hija, para evitar que se casara con el conde y poder conservar su trabajo.

En ese momento pensó en darle la mano a su colega de 28 años, Antoine Lavoisier. Con esto, los planes del conde se vieron arruinados y la pareja se casó el 16 de Diciembre de 1771, sin incidente alguno.

Feliz pareja, colaboración perfecta

Después de su boda, Marie empezó a tomar mucho interés en el trabajo de su esposo. Esto la condujo a estudiar química y aprender las técnicas de laboratorio, para que pudiera asistirlo. También durante este periodo ella aprende inglés, lo cual le permite traducir diversos manuscritos al francés, para que su esposo y colaboradores se pusieran al tanto de los trabajos realizados por otros científicos.

En 1775, Antoine fue elegido como uno de los cuatro directores de la Administración de Pólvora, oficina real que se encargaba del manejo, regulación y producción. Entre sus labores, estaba conocer su composición para mejorarla y encontrar mejores maneras de producirla.

Es entonces que la pareja se mudó al arsenal de París, donde montaron un laboratorio químico y también donde realizaron la mayoría de sus investigaciones. Es entonces cuando Marie estudia pintura con Jacques Louis David. Es gracias a esta destreza que es capaz de dibujar los esquemas y aparatos para los libros de su esposo.

Muchos de las ilustraciones que aparecen el libro “Tratado Elemental en Química” fueron obra de Marie. En su casa organizaban conversaciones científicas e intelectuales, donde invitados como Benjamín Franklin, Joseph Priestly, James Watt, Arthur Young y otros asistían. Varios de los invitados quedaban impresionados con Marie, era excelente cocinera, una anfitriona hospitalaria, una hermosa mujer y una impresionante oradora.

En Septiembre de 1787, los Lavoisier decidieron celebrar sus éxitos y buena fortuna con un retrato. Acudieron con Jacques Louis David, quien realizó ese mítico retrato en química:

Los padres de la Química: Antoine y Marie Lavoisier

¿Recuerdan cuando les mencioné que Marie estudió inglés? Bueno fue gracias a ella, que Antoine y sus colaboradores lograron leer los trabajos Richard Kirwan, “Ensayo sobre el Flogisto“, teoría inválida actualmente del cuál les hablaré en una próxima entrada.

Retomando el tema, Marie lo tradujo del inglés al francés, y con ello permitió a su esposo debatir las ideas acerca del flogisto. Finalmente en 1791, después de muchas cartas y discusiones, Kirwan desechó su idea del flogisto. La idea de Lavoisier, el oxígeno, comenzó a tomar importancia.

Lamentablemente, con la revolución francesa, muchos de los enemigos de Lavoisier aprovecharon y lo denunciaron como persona leal al antiguo régimen. Marie hizo todo lo que pudo para salvarlo, pidió la ayuda de sus amigos y colaboradores, apeló ante los tribunales argumentando que él era científico (Recuerden que en este tiempo, se le da un peso importante a la razón y por ende a las ciencias) Pero no tuvo respuesta alguna.

Continuaré en la siguiente entrada…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s